martes, 29 de diciembre de 2009

balance de fin de año

Se acaba el año y llega el momento de hacer balance del mismo.
Está claro que este ha sido el año de la crisis, o como yo suelo decir, de las crisis, porque me da la sensación de que la económica no es la única que ha planeado sobre nuestras cabezas. A saber, tenemos esa misma crisis económica, con la laboral de la mano, la de la clase política, la de la educación (sobre todo la educación en valores), las personales (las de cada uno), etc, etc.
En lo personal, el balance no ha sido malo. De momento (y espero que siga así muchos años) cuando me preguntan ¿cómo estás? Sigo contestando aquello de “estupendamente, cada día mejor” o “entre muy bien y excelente, pon la raya donde quieras” (por cierto, hay gente a la que le molesta que conteste eso ¿qué os parece?). Al fin y al cabo, me sigo considerando un privilegiado. Sigo teniendo trabajo (que con la que está cayendo no es poco), físicamente me encuentro bien (para la edad, que dicen algunos) y he pasado el año sin achaques de importancia ni lesiones. Incluso he terminado dos medias maratones, cosa impensable para mi hace un par de años y sigo teniendo a mi alredededor una familia y unos amigos a los que quiero y que creo que me quieren (o por lo menos disimulan muy bien). Hasta mis enemigos (si es que los tengo) no se han metido conmigo de una forma apreciable…
¡Ah! Se me olvidaba. También este ha sido el año del comienzo de este blog y del Club NutriEstetica que me sirven para mantener un contacto virtual con los que leéis el primero y reciben los boletines del segundo, experiencias ambas que de momento, y espero que duren, me están dando muchas satisfacciones (como me las dio en su día la publicación del libro). En fin, que como he susodicho, y sin ánimo de dar envidia a nadie, me sigo considerando un privilegiado.
Pero si el fin de año es el momento de hacer balance del que acaba, también lo es de hacer planes y buenos propósitos para el que comienza. En este apartado, cada uno tiene que hacer los suyos con toda la ilusión e intentar cumplirlos con todo su empeño y también, por qué no, con toda la ilusión. Si logramos cumplirlos, estupendo y si no, siempre habremos aprendido algo que nos servirá cuando volvamos a plantearnos nuevos retos.
En fin, que de momento no pienso escribir más hasta el año que viene porque lo poquito que queda de este tengo que sentarme a definir mis objetivos y mis buenos propósitos para el siguiente.
Y no quiero dejar pasar la ocasión de desearos, a todos, un próximo año lleno de Ventura (de Buena Ventura) en todos, todos los sentidos y que el 2010 sea, como muy malo, muy malo, muy malo, igual que este que acaba. De ahí para adelante, todo será mejorar.
FELIZ Y MUY PRÓSPERO AÑO NUEVO!!!!!!!!!!!!!!!!





miércoles, 23 de diciembre de 2009

mi árbol de navidad

Hace unos años recibí por Navidad un texto en power-point que me gustó y lo guardé en mi ordenador. Curiosamente, lo he vuelto a recibir en estos días y he decidido aprovecharlo y adaptarlo a mi manera para vosotros.

Quisiera preparar en estos días un árbol de navidad muy especial. Un árbol de navidad en el que colgaría, no ya en lugar de regalos sino como los mejores regalos, los nombres de todos y cada uno de mis amigos.


De los amigos que tengo a mi lado y de los que están en la distancia.
De los amigos nuevos y de los amigos de toda la vida.
De aquellos que veo todos los días y los de los que encuentro de vez en cuando.
Los nombres de los que siempre recuerdo y de los que olvido más a menudo de lo que se merecen.
De los que siempre están ahí y de los que aparecen de vez en cuando.
De los que comparten conmigo las horas alegres y los momentos más difíciles.
De aquellos a los que sin querer herí y de los que sin querer me hirieron.
De aquellos a los que conozco profundamente y de aquellos a quienes solo conozco someramente.
De los que me deben algo y de aquellos a quienes debo mucho.
De los amigos humildes y de los amigos importantes.

Los nombres de todos los amigos que han pasado por mi vida, de los que tengo ahora y de los que ya no están, de los que vais a recibir este mensaje y de los que, por una causa o por otra no lo recibirán.

Un árbol que tenga unas raíces tan profundas que vuestros nombres no se puedan arrancar jamás.
Un árbol de hojas perennes y que cuando florezca cada nuevo año, nos traiga sus frutos de ilusión, salud, amor, paz y alegría.

Ojalá que por Navidad nos podamos encontrar compartiendo bajo su sombra los mejores deseos de esperanza y de felicidad.



Encaramado en sus ramas y de todo corazón os deseo a todos...


FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!!!!!!



viernes, 11 de diciembre de 2009

recetas 16 y 17

Se acercan las navidades y muchos empezamos a preguntarnos qué preparar para las cenas de Nochebuena o Nochevieja o para las comidas de Navidad o Añonuevo.
Pensando en ello, aquí os dejo un par de ideas para unos deliciosos entrantes.
MINIBROCHETAS DE PIÑA Y LANGOSTINO
Ensartar en un palillo una cola de langostino crudo y un trozo de piña natural de un grosor parecido al del langostino. Cocinar a la plancha hasta que la cola del langostino esté hecha. La piña quedará ligeramente caramelizada. Se pueden hacer varios a la vez en una sartén. Una vez sacados a una bandeja, pulverizar con un poquito de aceite de oliva virgen extra crudo y añadir unas escamitas de sal maldon. Se prepara justo antes de servir (se hacen en un pis-pas) para comerlos calientes. Se comen de un solo bocado para mezclar los sabores en la boca.
(Nota: La versión "hermana mayor" de esta brocheta la podéis encontrar en el bar "Juan y Pínchame"de la calle Laurel de Logroño. Ya véis que se puede ir de pinchos aún estando a dieta...)
BOLITAS DE JAMÓN RELLENAS DE SALMÓN Y LANGOSTINOS
Picar muy fino unas lonchas de salmón ahumado y unas colas de langostinos cocidos (más o menos la misma cantidad de cada). Añadir pepinillos en vinagre o alcaparras picaditas (si no os apetece el puntito de vinagre, podéis añadir albahaca o cebollino picados). Ligar toda la mezcla con un poco de mahonesa Light.
Por otra parte, cogemos un recipiente de huevos o una cubitera que utilizaremos de molde. Forramos cada hueco con una loncha muy fina de jamón serrano de tal manera que sobresalga por los bordes. Rellenamos con la mezcla de salmón y langostinos y cerramos la parte superior con el jamón que “cuelga” con lo que conseguiremos la forma de “bola” .También se puede preparar en rollitos, pero la presentación en forma de bombón de jamón relleno , queda muy vistosa, sobre todo si ponemos cada bolita en un papelito de los que ya venden preparados para ello. Una vez hechos, se pueden adornar con pepinillo, alcaparra, albahaca o cebollino picado según lo que hayamos puesto en el relleno.

lunes, 7 de diciembre de 2009

buscar la tendencia


Como ya comentamos en una entrada anterior, cuando estamos intentando adelgazar tenemos que racionalizar la báscula y ser conscientes de que la diferencia de peso entre dos pesadas consecutivas no nos dice gran cosa.
Lo verdaderamente importante en este sentido es la tendencia a la baja, a la alta o a mantenerse en pesadas sucesivas. No tenemos que empeñarnos en perder un peso determinado por semana, sino en que la marcha del peso, semana tras semana, sea descendente. Con altibajos, seguramente, pero descendente. De hecho, la gráfica de pérdida de peso en el tiempo es siempre una línea quebrada, en la que puede haber incluso picos de subida, lo que no será preocupante siempre y cuando la tendencia sea hacia abajo.
Además, aunque hiciéramos lo mismo en semanas consecutivas (misma dieta y tipo de ejercicio), la manera en que la báscula reflejaría la pérdida de peso será distinta en una semana que en otra.
Imaginemos que estamos bajando las escaleras de casa ¿de acuerdo? Podemos hacerlo más despacio o más deprisa. Incluso cuando caminamos por el rellano de un piso, si alguien nos preguntara ¿qué haces? Contestaríamos: bajar las escaleras. Y es lo que estamos haciendo. Aunque en ese momento no estemos avanzando hacia abajo, la tendencia es a bajar aunque estemos caminando en llano. Es más, si se nos caen las llaves y retrocedemos un par de escalones para recogerlas, seguiremos diciendo que estamos bajando las escaleras porque esa es nuestra intención, nuestra dirección y en general, nuestra tendencia.
Si lo tenemos tan claro con las escaleras, ¿por qué no pensamos lo mismo con el peso? De esta manera, no tendremos que preocuparnos si alguna semana no perdemos peso (o si cogemos algo) siempre y cuando la tendencia general sea descendente.
Del mismo modo, podemos decir que estamos engordando cuando la tendencia es a subir, aunque alguna semana suelta la báscula diga que hemos perdido peso y quizás sea el momento de plantearnos seriamente cambiar algunos hábitos de alimentación porque (y volvemos a repetirlo), si seguimos haciendo lo mismo conseguiremos los mismos resultados.
Y esto también nos sirve para cuando queremos mantener un peso estable. No podemos pretender pesar exactamente lo mismo cada vez que subamos a la báscula. Eso no sería mantenerse, sería milagro. Mantener el peso es mantener un peso determinado más/menos un kilo y medio o dos kilos, es decir, mantener una tendencia estable.


viernes, 27 de noviembre de 2009

un dilema

Aunque si nos preguntaran diríamos que luchamos por conseguir lo que nos gusta y evitar lo que nos disgusta, a menudo la realidad nos demuestra que preferimos evitar lo que nos gusta si es que eso nos va a acarrear disgustos a posteriori. Y eso lo hacemos porque tendemos a enfocar la atención sobre como evitar el dolor y obtener placer o satisfacción a corto plazo, aunque con esa actitud lo que conseguimos es crear dolor e insatisfacción a largo plazo.
Ante las situaciones que nos vamos encontrando podemos hacernos una simple pregunta: ¿hago que suceda o dejo que suceda? O lo que es lo mismo ¿actúo o no? ¿hacerlo o no, ayudará a resolver el problema o complicará más las cosas?
Con demasiada frecuencia, dejar que las cosas pasen requiere mucha responsabilidad. Es decir, no es lo mismo dejar que las cosas pasen que pasar de las cosas. Y cuando dejamos que las cosas pasen, con responsabilidad, también estamos actuando con confianza y esa confianza la transmitimos a nosotros mismos y a los demás.
De una manera o de otra, podríamos decir que el arte de vivir consiste en buena parte entre lo que “hacemos” que suceda y lo que “dejamos” que suceda. O lo que es lo mismo, aquellas cosas en las que invertimos tiempo y energía para conseguir que se hagan realidad y aquellas otras en las que aceptamos la realidad tal y como se presenta. Eso sí, asumiendo la responsabilidad tanto de un comportamiento como del otro y teniendo en cuenta que la preocupación es el peor de los estados, ya que estando preocupados no experimentamos ni relajación ni productividad y por tanto es más difícil que consigamos nuestros objetivos.
Moraleja: Procuremos hacer de esta habilidad un hábito: Dejemos que las pequeñas cosas malas ocurran y hagamos que las grandes cosas buenas sucedan.

domingo, 22 de noviembre de 2009

lo justo y lo correcto

En demasiadas ocasiones nos encontramos con situaciones que pueden ser justas pero no nos parecen correctas o al contrario, que pueden ser correctas pero no tener nada de justas y eso nos crea verdaderos dilemas.
Como muchas veces puede ser difícil distinguir lo justo de lo correcto, la mejor manera de entenderlo es con un ejemplo y si a ese ejemplo le añadimos un poquito de buen humor, pues mejor que mejor.
Cuentan que dos jueces se encontraron cara a cara en la entrada de un hotel y mira tú por donde, cada uno iba con la esposa del otro.
Muy educadamente, uno le dice al otro: Teniendo en cuenta la situación tan incómoda en que nos encontramos, yo creo que lo correcto sería que cada uno de nosotros se vaya con su mujer, en su coche a su casa ¿no le parece?
A lo que el segundo, sin perder la compostura, le responde: Estoy absolutamente de acuerdo con usted en que eso sería lo correcto, pero no me parece que fuera lo justo, ya que usted está saliendo del hotel y yo todavía no he entrado…
Así que ya hemos aprendido la diferencia entre lo justo y lo correcto. Dependiendo de las circunstancias elegiremos entre una cosa y otra, aunque yo creo que lo más justo y lo más correcto es intentar hacer coincidir ambos conceptos.


sábado, 14 de noviembre de 2009

racionalizar la báscula

Hay personas que viven obsesionadas con su peso y acaban siendo esclavas de la báscula. Se pesan al levantarse, sin ropa, vestidas, antes y después de comer, cuando vuelven de hacer ejercicio… No pueden resistir subirse a cualquier báscula que encuentren: en la farmacia, en el aeropuerto, en el baño de casa de sus amigos…

Tenemos que aprender a “racionar” y a racionalizar la báscula. Cuantas más veces nos pesemos, más locos nos podemos volver, ya que el peso de una persona fluctúa constantemente.

Yo recomiendo pesarse solo una vez por semana, a ser posible en la misma báscula y más o menos en las mismas circunstancias (hora, ropa…). Lo ideal sería pesarse por la mañana, recién levantado, después de haber orinado, en ayunas y sin ropa, es decir, en condiciones basales, para intentar disminuir al máximo los factores que pueden influir en el peso.
Tengamos en cuenta que en un mismo día, de manera natural, puede haber una diferencia de hasta 2 kilos (y más) entre el momento que más pesamos y el que menos, diferencia que puede aumentar si estamos expuestos a circunstancias especiales como pueden ser días de calor intenso, ejercicio exagerado o diarreas, por poner algunos ejemplos.
La variación de peso de una pesada a otra consecutiva no nos dice si hemos engordado o adelgazado, solo nos da referencia de si pesamos más o menos. Es decir, podemos haber adelgazado esa semana (o sea, haber disminuido cantidad de grasa corporal) y sin embargo, la báscula puede reflejar un aumento de peso. Y al revés sucede lo mismo ¿No os lo creéis? Pues hagamos una prueba:
Id ahora a la báscula que tenéis en el baño y pesaros. Tenéis un peso X. Muy bien. Ahora bebed dos o tres vasos de agua y volved a pesaros. ¿A que pesáis aproximadamente medio kilo más que antes? Y ¿vais a intentar convencerme de que habéis engordado medio kilo en menos de un minuto? Seguro que vosotros tampoco os lo creéis. Hagamos ahora la prueba contraria y en vez de beber agua, haced pis y cacas. Pesaréis aproximadamente medio kilo menos que al principio y ¿de verdad pensáis que habéis adelgazado medio kilo en un momento? Sinceramente, yo tampoco. Pero fijaos que estamos hablando de una diferencia de más o menos un kilo según hayamos hecho una cosa o la otra en una diferencia de tiempo realmente corta.

domingo, 8 de noviembre de 2009

receta 15

La alcachofa es un sano alimento que para muchas personas es además un apreciado manjar. Puede formar parte de una dieta equilibrada y, como aporta pocas calorías, de una dieta de adelgazamiento. Contiene potasio y magnesio y mucha fibra. Ayuda a regular la secreción biliar, a reducir la absorción de colesterol y tiene efecto diurético por lo que puede ser un excelente depurativo.
Se puede comer en ensaladas y en platos calientes.


Aquí os dejo una receta de
CREMA DE ALCACHOFAS CON VIRUTAS DE JAMÓN SERRANO
que me han pasado esta semana y que está francamente rica.
Como siempre, intentaremos simplificarla y adaptarla a una dieta baja en calorías.


Necesitamos un puerro (solo la parte blanca), media cebolla, un bote de corazones de alcachofa, un vaso de leche desnatada, aceite de oliva, 2 ó 3 vasos de agua, una pastilla de caldo de verduras, una cucharada de copos de puré de patata (o media cucharada de maizena), sal, pimienta y un par de lonchas o tres de jamón serrano.


En un poquito de aceite de oliva rehogamos el puerro y la cebolla cortados muy finos. Cuando estén pochados, añadimos las alcachofas bien escurridas (como siempre, recomiendo darles un pequeño lavado para quitar el exceso de sal y el punto de acidez de la conserva).
Damos un hervor y añadimos el agua y la pastilla de caldo (o caldo de verdura si ya lo tenemos preparado), un par de golpes de pimienta molida y probamos para ver si necesita sal (probablemente tengo suficiente con la pastilla de caldo).
Cocemos durante ocho o diez minutos (si lo hacemos con alcahofas frescas -peladas y troceadas- necesitaremos cocer durante 20-25 minutos).
Añadimos los copos de puré (o la maizena) que previamente habremos diluido en el vaso de leche (la receta original es con medio vaso de nata) y removemos todo para que se mezcle bien. Luego pasamos todo por la batidora hasta conseguir una crema. Probamos y rectificamos de sal.
En una sartén aparte y prácticamente sin aceite, tostamos las lonchas de jamón hasta que queden crujientes (también podemos poner el jamón entre dos servilletas de papel de cocina y meter en el microondas a potencia media durante un par de minutos). Rompemos el crujiente de jamón hasta dejarlo convertido en virutas.
Servimos la crema en un bol o en plato hondo y decoramos espolvoreando las virutas de jamón y con un hilo de aceite de oliva virgen extra crudo. También hemos podido reservar un corazón de alcachofa por comensal que nos mejorará la presentación final poniéndolo sobre la crema.




domingo, 1 de noviembre de 2009

uno de noviembre

Hoy es uno de noviembre, Festividad de Todos los Santos. En este día es costumbre visitar el cementerio y llevar flores a nuestros difuntos. Creo que en todas las culturas existen ritos y tradiciones encaminados a recordar y honrar a los familiares difuntos. Precisamente esto me ha recordado una historia que me contaron hace algún tiempo y que me va a servir de argumento para la reflexión de hoy.
Cuentan que un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente cuando le llamó la atención que en la tumba vecina había un chino dejando un plato de arroz. El hombre, sorprendido,se dirigió al chino y le preguntó:
-“Disculpe mi indiscreción, señor pero ¿de verdad cree usted que el difunto comerá el arroz?"
-“Sí”, contestó el chino…”Mi difunto vendlá a comel mi aloz cuando el suyo venga a olel sus floles”.
Bueno, las personas somos diferentes, actuamos de diferente manera y pensamos diferente. Cada cultura es diferente y tiene sus tradiciones y eso no es malo. Todo lo contrario. Lo que es necesario es el respeto mutuo entre las ideas, las culturas, las costumbres y las tradiciones. A nosotros las nuestras nos parecen normales y a veces nos cuesta entender las de los demás. A los demás, seguramente les pasará lo mismo con las nuestras. Pero yo creo que si todos ponemos un poco de nuestra parte, las ideas, los puntos de vista, las costumbres, las tradiciones, las culturas… en una palabra, las personas, pueden coexistir y no tienen por qué ser excluyentes.
Hubo una temporada que llevaba en el bolsillo una bola que tenía una mitad de cada color. La mitad era roja y la otra mitad amarilla y se notaba al tacto la separación entre colores. Cuando en alguna discusión llegaba a un punto muerto con mi interlocutor, metía la mano en mi bolsillo, sacaba la bola rodeando la separación con los dedos y se la enseñaba (la bola) al otro a la vez que le preguntaba “¿de qué color es esta bola?” Sorprendido, me respondía: “Roja” y yo se lo negaba y le discutía. “No tienes ni idea. Es amarilla”. “Es roja” insistía. Y yo: “Es amarilla”. “Pues yo la veo roja”. “Ahí quería llegar. Tú la ves roja, pero yo la veo amarilla. Los dos tenemos razón pero ninguno de los dos tenemos la razón completa y al mismo tiempo, los dos estamos equivocados pero ninguno de los dos lo estamos completamente. Solo tenemos un punto de vista distinto…”


domingo, 25 de octubre de 2009

club nutriestetica y fábula del comerciante


Hoy voy a contaros algo que, después de madurarlo mucho, acabo de hacer. He enviado un correo electrónico a mis contactos anunciándoles que he creado lo que he dado en llamar “CLUB NUTRIESTETICA”.
He de confesaros que en principio (y aunque alguno no os lo creáis) me ha dado un poco de pudor el hecho de enviar esos correos electrónicos por lo que pueda pensar la gente, igual que me da un poco de pudor anunciarlo aquí.
Pero como dicen que “el que no se anuncia no vende” y dados los tiempos que corren, al final me ha parecido una buena idea y me he tirado a la piscina (que espero que no esté llena de cocodrilos australianos y que si lo está, pueda salir sano y salvo después de cruzarla).
El CLUB NUTRIESTETICA nace con el afán de mantener el contacto a través de Internet con mis pacientes y simpatizantes.
Sólo por pertenecer al CLUB NUTRIESTETICA, se recibirá periódicamente vía e-mail información sobre:
- Promociones en consulta
- Tratamientos
- Nuevas publicaciones en este blog
- Noticias de interés relacionadas con la nutrición y la medicina estética
- Etc…
En principio el Club va dirigido a los pacientes del Centro Médico NutriEstética, pero cualquier persona que lo desee también puede pertenecer al mismo, ya que formar parte del CLUB NUTRIESTETICA es gratuito y tan sencillo como enviar nombre y apellidos y dirección de correo electrónico a club@nutriestetica.com y para darse de baja y no recibir más boletines solo hay que enviar un correo solicitándolo.
Y ya puestos, y para que no creáis que solo quiero hacer propaganda, os voy a contar la
Fabula del comerciante
Había una vez un ciudadano que vivía al lado de una carretera donde vendía unas ricas albóndigas con pan. Estaba muy ocupado y por lo tanto no oía la radio, no leía periódicos ni veía la televisión.
Alquiló un trozo de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón: "Compren deliciosas albóndigas calientes". Y la gente se las compraba. Aumentó la adquisición de pan y carne. Compró un terreno más grande para poder ampliar su negocio. Y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Comerciales a fin de que le ayudara.
Sin embargo, ocurrió algo importante. Su hijo le dijo:
-"Padre ¿pero no escuchas la radio ni lees los periódicos? Estamos sufriendo una grave crisis. la situación es realmente mala; peor no podría estar":
El padre pensó: "Mi hijo estudia en la Universidad, lee la prensa, ve la televisión y escucha la radio. Sabe entonces lo que dice".
Compró, pues, menos pan y menos carne. Quitó la valla anunciadora y dejó el alquiler del terreno para reducir gastos y ya no anunció sus ricas albóndigas con pan. Y las ventas fueron disminuyendo cada día más.
Después de un tiempo, el negocio estaba realmente afectado.
-"Tenías razón, hijo mío", le dijo al muchacho. "Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis".
Moraleja:
Si nos programamos para fracasar, fracasaremos. Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. Es una simple elección personal. En estos tiempos "distintos", asumamos que hay muchas oportunidades esperándonos.

viernes, 16 de octubre de 2009

un chiste con moraleja

Un millonario promueve una fiesta en una de sus mansiones, y en determinado momento, pide silencio y la música para, y dice, mirando hacia la piscina donde criaba cocodrilos australianos......
- El que logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganara todos mis coches....... Alguien se atreve??????
Espantados, los invitados permanecen en silencio y el millonario insiste:
- El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganara todos mis coches y mis aviones.... Alguien se atreve?????
El silencio impera, y una vez mas, ofrece:
- El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis coches, mis aviones y mis mansiones......
En ese momento, alguien salta a la piscina. La escena es impresionante....Una lucha intensa, el hombre se defiende como puede, agarra la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de los reptiles.....DIOS MIO...Mucha violencia y emoción. Parecía una película de COCODRILO DUNDEE!!!
Después de algunos minutos de terror y pánico, sale el valiente hombre, lleno de arañazos, hematomas y casi muerto.
El millonario se aproxima, lo felicita y le pregunta:
- Donde quiere que le entregue los coches??????
- Gracias pero no quiero sus coches...
Sorprendido, el millonario pregunta:
- Y los aviones, donde quiere que se los entregue????
- Gracias, pero no quiero sus aviones....
Extrañado por la reacción del hombre, el millonario pregunta:
- Y las mansiones?????????????
- Yo tengo una bella casa, no necesito de las suyas. Puede quedarse con ellas....No quiero nada que sea suyo...
Impresionado, el millonario pregunta:
- Pero si Ud. no quiere nada de lo ofrecido, que quiere entonces????
Y entonces el hombre le responde muy enfadado:
- Encontrar al "hijoputa" que me empujó a la piscina......!!!!!

MORALEJA: Podemos ser capaces de realizar muchas cosas que a veces ni nosotros mismos creemos...Pero en ocasiones necesitamos un "empujoncito", y en ciertos casos.... hasta algún "hijo de puta" puede echarnos una mano..


sábado, 10 de octubre de 2009

receta 14

Aunque al asomarnos a la ventana o al salir a la calle no lo parezca por el buen tiempo que hace, ya estamos en otoño, que es tiempo de fresquito y de setas.
Hace un montón de tiempo que no he ido a coger setas al campo, afición que me inculcó desde pequeño mi tío Emilio (alguno de vosotros os acordaréis de él), sobre todo las setas de chopo, que para mi son unas de las más ricas.
Cualquier día de estos me calzo las botas de monte y me voy a dar un garbeo por el monte, a ver si pillo alguna para mis recetas.
Bueno, pues como hoy me he levantado tarde y no tenía mucho tiempo ni para ir a por setas ni para cocinar, me he inventado, aprovechando lo que tenía por casa, una receta de

POCHAS CON SETAS

Ingredientes: Alubias pochas (yo las tenía congeladas), una cabeza de ajos, media cebolla, una zanahoria, un tomate pequeño, dos pastillas de caldo de verduras, un litro de agua, aceite de oliva, setas (yo he usado un par de botes de setas variadas que tenía en la despensa, pero con setas frescas, mucho mejor)

En la olla a presión colocamos las pochas con la zanahoria entera pelada, la cebolla, el tomate y la cabeza de ajos entera. Le añadimos el agua y las dos pastillas de caldo de verdura. Cerramos la olla y cocemos el tiempo suficiente para que las pochas estén blanditas pero sin deshacerse.
Mientras tanto, en una sartén con aceite de oliva (1-1,5 cucharadas por comensal), vamos haciendo las setas troceaditas a fuego no muy fuerte. Si usáis setas de bote como he hecho yo, os recomiendo lavarlas abundantemente para quitarles el exceso de sal y ese toque de acidez que tienen las conservas, aunque después tengáis que ajustar de sal otra vez.
Cuando haya perdido la presión, abrimos la olla y retiramos la zanahoria, el tomate, la cebolla y los ajos (yo los he guardado en un “taper” en la nevera y esta noche me lo ceno en frío con una miaja de aceite crudo. Aquí no se tira nada ¿eh?) y añadimos las setas con el aceite y damos un último hervor para que se mezclen los sabores. Si pasáis unas pocas setas por la batidora antes de añadirlas a las pochas, todavía mejor.

Y ¡hala! A degustarlas. Aunque estemos a dieta hay que comer legumbres de vez en cuando y aquí os he presentado una forma distinta de prepararlas sin añadirles grasas. Es una forma distinta de hacer una legumbre de vigilia.
Por cierto, están muy suaves pero muy sabrosas .

Buen provecho.



domingo, 4 de octubre de 2009

perdón y gracias

Soy lector más o menos habitual de libros de autoayuda. Me sirven tanto para mi crecimiento personal como para sacar ideas que después pueda aplicar en la consulta para intentar ayudar a mis pacientes.
De hecho, considero mi libro “adelgazar en positivo” un libro de autoayuda. De ahí lo de “manual de primeros auxilios para dietas de adelgazamiento” que era el primer título que pensé para el mismo.
Si hay una cosa que se repite en muchos de los libros que he leído, es el proceso de la gratitud dentro de las actividades diarias.
Hemos de sentirnos agradecidos por lo que tenemos “ahora”.


Muchos me diréis que en demasiadas ocasiones da la sensación de que no hay nada por lo que dar gracias, pero si de verdad empezamos a pensar en todas las cosas buenas por las que podemos estar agradecidos, nos sorprenderá la lista tan larga de motivos para estarlo.
Da lo mismo que el proceso de gratitud sea dirigido a Dios (si sois creyentes), al Cosmos, al Universo, a la Humanidad o a nada en concreto. El caso es hacerlo con sinceridad y sintiéndolo profundamente.
Suelo rezar casi todas las noches antes de dormir y si queréis que os diga la verdad, mis oraciones se resumen en esto: “Perdón por el mal que haya podido hacer y por el bien que no he hecho y Gracias por todo lo bueno que tengo y por lo malo que no tengo”.
Así que a vosotros, amigos, también os pido perdón por los rollos que os suelto y os doy Gracias por seguir leyendo y aguantándome.



P.D.: Ya llegamos a las 1000 visitas (según el clustrmaps) desde 27 países distintos (si picáis en el mapa, podéis ver la distribución). Así que Gracias a todos.



sábado, 26 de septiembre de 2009

sin palabras

Es increíble la cantidad de cosas que se pueden decir sin decir ni pío.
Un gesto, una mueca, una postura, una actitud corporal, un silencio… pueden ser mucho más expresivos que cualquier palabra.
El lenguaje corporal, el facial y el gestual, son también formas de lenguaje, lo mismo que el lenguaje hablado o escrito, e igual que el lenguaje hablado, hay que saber manejarlos con su ritmo, cadencia, entonación, etc.
Si aprendemos a manejar y combinar los distintos tipos de lenguaje, tendremos menos problemas al comunicarnos con los demás y podremos transmitir mejor el mensaje que queramos hacer llegar a nuestro interlocutor. Incluso podremos ser capaces de transmitir sentimientos y emociones…
¿y a qué viene todo esto? Pues todo esto viene a consecuencia de que ayer estuve viendo en el teatro la obra Garrick, del grupo El tricicle. Son unos verdaderos maestros del gesto y de la mueca y consiguen, sin palabras, transformar en parodia cómica situaciones de la vida cotidiana, lo que demuestra que también son grandes observadores de lo que ocurre a su alrededor.
Y si para muchos de nosotros ya es difícil hacernos entender con o sin palabras, ellos consiguen algo mucho más difícil: hacer reír… y sin palabras.
Hora y media de risas y sonrisas. Hora y media que se pasa volando. Miras el reloj y preguntas ¿ya?
Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo cuando estás a gusto y lo estás pasando bien.
Del final de la obra, un detalle: Los tres actores se colocaron junto a las puertas de salida del teatro y fueron despidiendo y agradeciendo uno a uno, con una sonrisa y un apretón de manos (sin miedo a la gripe A) a todos los espectadores.
Y de la obra, un par de frases de la voz en off que servía de hilo conductor a los gags de los cómicos:
- Todo el mundo sonríe en el mismo idioma
- Quien sea capaz de reírse de si mismo, siempre tendrá motivo de diversión

viernes, 18 de septiembre de 2009

cómo llegar a viejo

Buscando en el baúl de los recuerdos, ya lo decía Karina, cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Volver la vista atrás es bueno a veces. Mirar hacia adelante es vivir sin temor...

Bueno, pues eso, buscando en el baúl de los recuerdos, he encontrando esta décima. Lo que no tengo muy claro es a quién atribuírsela, pues pensaba que había sido escrita en el siglo XIX por el dr. José de Letamendi, pero por otro lado he encontrado la referencia de que es una décima salernitana escrita en la Universidad de Medicina de Padua allá por el siglo XII. Al final, casi que me da lo mismo, pues no quiero hacer una tesis sobre el origen de la misma. El caso es que de una manera o de otra está escrita hace ya unos pocos años pero sigue estando de plena actualidad. En ella se recogen consejos para una vida sana:

Vida honesta y ordenada,
usar de pocos remedios
y poner todos los medios
en no alterarse por nada.
La comida, moderada,
no tener nunca aprensión,
ejercicio y diversión,
salir al campo algún rato,
poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.

Ahí queda eso. Disfrutadlo y meditad sobre ello (si queréis, claro)

lunes, 14 de septiembre de 2009

receta 13

Hola. No, no me había olvidado de vosotros, no. Solo he estado unos días retirado del mundanal ruido y siguiendo por la acertada senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido...

El caso es que ya estoy otra vez aquí y para abrir boca, os traigo una receta de

ENSALADA TIBIA DE PERA Y RAPE
Ingredientes aproximados para cuatro comensales: 2 peras grandes, 2 rodajas de rape gruesas, 1 zanahoria, 1 cebolla, 1 ramito de apio, 1 palito de canela, 100 ml (1/2 vaso) de vino blanco, 3 cucharadas de nata para cocinar, 2 de aceite de oliva y 1 de vinagre de jerez.
hojas de lechuga, sal y pimienta.


¡Hala! vamos a cocinar:
Limpiamos las hojas de lechuga, las cortamos en trocitos y las reservamos.


Rehogamos en muy poco aceite la cebolla, la zanahoria y el apio picados. Cuando esté muy tierno, añadimos el pescado cortado en dados y lo rehogamos todo junto unos minutos más; sazonarlo con sal y pimienta.
Por otra parte, pelamos las peras, las cortarmos en dados y las cocemos con el vino y la canela; retiramos las peras y agregamos al caldo la nata y lo dejamos reducir unos minutos. Ya fuera del fuego, añadimos el aceite, el vinagre y un poco de sal y pimienta y así ya tenemos la salsa del aliño.
Mezclamos la pera con el pescado y las verduras y lo servimos sobre las hojas de lechuga cubierto con la salsa.

¿A que tiene buena pinta? Pues mejor sabrá.


martes, 1 de septiembre de 2009

¿cuántos kilos he de perder?

¿Cuántos kilos tengo que perder? Preguntan muchas personas.
¿Y qué más da? Les contesto.
A ver si nos entendemos. No quiero decir que no tengamos que tener un peso “meta”, pero tampoco debemos hacer de ello una obsesión.
Lo que está claro es que si hemos decidido perder peso es porque el que tenemos actualmente “no nos sirve”.
Por tanto, creo que no sería un error de planteamiento el de “kilo que pierdo, kilo que no tengo”, de manera que, aunque no perdamos todo el peso que nos sobra, si conseguimos quitar una parte de ese exceso y lo mantenemos en el tiempo, siempre será menor problema que el peso inicial, por lo que siempre habremos conseguido algo positivo.


Pongamos por ejemplo una persona que pese 115 kilos y cuyo peso normal según lo que ya hemos explicado del Índice de Masa Corporal sea 70 – 80 kilos. Esto implicaría un exceso de peso teórico de 35 kilos. Si esta persona comienza un tratamiento para adelgazar y consigue perder 20 kilos, pesará 95, lo que se traduciría en un exceso de peso de 15 kilos.
Desde luego, no es lo mismo en cuanto a exceso y, por consiguiente, tampoco será lo mismo en cuanto a las repercusiones de ese exceso de peso sobre la salud (y, por qué no decirlo, sobre el aspecto estético) de esa persona.
Si, aunque abandone el tratamiento, posteriormente mantiene el peso que ha conseguido, la próxima vez que se encuentre decidido a volver a intentar adelgazar, tendrá más fácil conseguir llegar a su peso meta.
En conclusión. ¿qué más da cuantos kilos tenga que perder? El peso que tiene ahora es excesivo y cualquier pérdida, por pequeña que sea, ha de ser bienvenida y deberá intentar mantener el nuevo peso, ya que, aunque excesivo, será más próximo a “lo normal” que el peso inicial.

Y volvemos a comprobar que una actitud positiva en nuestros planteamientos mentales sigue siendo de gran importancia, como en todos los demás, en este tema de la pérdida de peso.

lunes, 24 de agosto de 2009

don Óptimo y don Pésimo

¿Sabéis aquel que dice que...? eran dos hermanos, uno muy, muy optimista y el otro exageradamente pesimista. Llegó navidad y escribieron la carta a los Reyes Magos. El pesimista pidió un coche teledirigido y el optimista un caballo.
Sus padres quisieron darles una lección a cada uno para ver si cambiaban un poco su actitud y al hijo pesimista le compraron el mejor coche teledirigido que había en el mercado y al optimista le metieron en una caja de regalo una enorme boñiga de caballo.
La víspera de Reyes la pasaron como de costumbre. El optimista imaginando como sería su caballo y lo que iba a disfrutar montándolo y el pesimista pensando que seguro que los Reyes no le iban a traer el regalo que había pedido porque igual no se había portado bien y por otros mil motivos más.
La mañana de Reyes, se levantaron y abrieron sus regalos y...
El pesimista: ¡Jo! Es un coche demasiado bueno... seguro que se me rompe o me lo quitan y no puedo disfrutar de él.
El optimista: ¡Halaaaa! ¡mira, papá! ¡qué pedazo de caballo me han traído los Reyes! ¡mira como caga!

Este chiste me ha traído a la memoria a un par de personajes de cómic de los años sesenta y setenta que aparecían en la revista (tebeos les llamábamos) Tiovivo.
Entre la multitud de personajes que inventó, el malogrado dibujante de cómics Escobar creó la figura de don Óptimo, un tipo bajito, regordete y con un pequeño bigotito que solía vestir con colores vivos y un sombrero a juego. Era una persona alegre, jovial y vitalista a quien parecía que la suerte siempre acompañaba y que siempre veía el lado amable de la vida.
Le acompañaba en sus aventuras su amigo don Pésimo, alto, con larga nariz sobre su bigote y con aspecto siembre gris, tristón y taciturno y muy a menudo de mal humor. Era lo que podríamos llamar un “cenizo”.
La aventura que les sucedía en cada historieta era la misma para ambos, pero cada uno la veía y la disfrutaba o padecía de una forma distinta, pero parecía que a uno solo le pasaban cosas buenas y al otro en cambio, solo desastres.
Y si no recuerdo mal, casi todas las historietas terminaban con don Óptimo diciendo

aquello de… “No hay mal que por bien no venga”

sábado, 15 de agosto de 2009

gestión del tiempo

Hace ya unos cuantos años que escuché por primera vez esta historia. Luego la he visto correr por internet y por los correos electrónicos. Yo la he contado en multitud de ocasiones en más de un sitio. También en la consulta a alguno de mis pacientes.
No sé por qué hoy me ha venido otra vez a la memoria, me he dado cuenta de que encaja perfectamente con el espíritu positivo del blog y me ha parecido buena idea compartirla con vosotros. Espero que os guste.

Cuentan que en un curso sobre gestión del tiempo, el profesor, sin empezar a hablar, colocó una pecera de cristal sobre la mesa y la llenó de piedras grandes.
¿está llena la pecera? Preguntó.
Sí, contestaron los alumnos,
Entonces, sin decir ni pío, sacó una bolsa con piedras pequeñas y la fue echando en la pecera y agitando la misma, las piedras pequeñas fueron llenando los espacios que quedaban entre las piedras grandes.
Y ahora ¿está llena?
Los alumnos, que se habían dado cuenta del “truco”, exclamaron: no, todavía no.
Efectivamente, dijo el profesor. Echó gravilla en la pecera y volvió a preguntar. Luego hizo lo propio con arena y cuando los alumnos dudaban si ya estaba lleno el recipiente, el profesor sacó una jarra de agua y la fue vertiendo hasta que la pecera empezó a rebosar.
Bueno ¿qué hemos demostrado con esto? Preguntó.
El típico alumno pelota respondió enseguida: Que por muy llena que esté nuestra agenda, si nos esforzamos, aún podemos hacer que quepan más cosas.
No (dijo el profesor) Si esto es lo que habéis sacado en conclusión, no habéis entendido nada. Lo que realmente nos enseña esta lección es que si no colocamos primero las piedras grandes, nunca podremos colocarlas después.
¿Cuáles son las piedras grandes (las más importantes) en nuestra vida? ¿la familia? ¿los amigos? ¿la salud? ¿los sueños por cumplir? ¿el trabajo? ¿…?
Sean las que sean para cada uno, recordad: Ponedlas primero. El resto irá encontrando su lugar.


domingo, 9 de agosto de 2009

receta 12

Hoy he preparado un plato que llevaba tiempo detrás de él para hacerlo. Un




CARPACCIO DE GAMBAS


Entre dos hojas de film transparente de cocina colocamos bien juntitas unas colas de gambas peladas y a ser posible, sin el hilito negro que las recorre longitudinalmente. Con un rodillo o con el fondo de una cazuela, se aplastan hasta dejarlas convertidas en una lámina fina.
Luego se pasan a un plato o fuente plana. Yo lo hago retirando la lámina superior de plástico transparente. Luego coloco boca abajo el plato sobre las colas aplastadas y doy la vuelta a todo junto para después retirar la otra lámina de plástico, que ahora quedará arriba, con la ayuda de la punta de un cuchillo.
Rociamos el carpaccio con zumo de limón o de lima y dejamos que macere unas horas en el frigorífico. Retiramos el exceso de limón, espolvoreamos con pimienta molida y alguna hierba aromática picadita (yo he utilizado albahaca, perejil y cebollino de mi huerta de balcón, jeje). Pulverizamos con aceite de oliva virgen extra, dejamos reposar un rato para que se impregnen los aromas… y a degustar. De vicio. Y calorías, las justas.


Notas al margen:
Con el tema de los anisakis, siempre que vayamos a consumir pescado o marisco crudo, debemos congelarlo antes al menos 24 horas. Yo he usado gambas descongeladas.
Las cabezas de las gambas las he puesto a cocer junto a unas espinas de pescado que tenía guardadas en el congelador y he preparado un caldo de pescado que utilizaré para una sopa o para utilizar en vez de agua en alguna receta de pescado. Se puede congelar en bolsitas de las que se utilizan para hacer cubitos de hielo y usarlos como sustituto de las pastillas de caldo concentrado.
Este Carpaccio se pude hacer con colas de gambas, pero también de langostinos o de cigalitas con lo que podemos variar los matices de sabor.
Se puede comer tal cual (delicioso) o echarlo en una ensalada que quedará buenísima.

jueves, 6 de agosto de 2009

la historia de pepe (segunda parte)

Reflexioné en lo que Pepe me dijo...
Poco tiempo después, por cuestiones de residencia, perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Pepe, cuando tenía que hacer una elección en la vida en vez de reaccionar contra ella. Varios años más tarde, me enteré que Pepe hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio, dejó la puerta de atrás abierta y una mañana fue asaltado por tres ladrones armados.
Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano, temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación. Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon.
Con mucha suerte, Pepe fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Pepe fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en su cuerpo.
Me encontré con Pepe seis meses después del accidente, y cuando le pregunté como estaba, me respondió:
"Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo".
Le pregunté que pasó por su mente en el momento del asalto. Contestó:
“Lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás.
Cuando estaba tirado en el piso, recordé que tenía dos opciones: podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir".
"¿No sentiste miedo?“ le pregunté.
Pepe continuó: "Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de los médicos y enfermeras, realmente me asusté. Podía leer en sus ojos: "es hombre muerto." Supe entonces que debía tomar una decisión”.
"¿Qué hiciste?" pregunté.
Pepe me dijo: "Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo, y respirando profundo grité: - "Sí, a las balas" - Mientras reían, les dije: "estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto".
Pepe vivió por la maestría de los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud.
Aprendió que cada día tenemos la elección de vivir plenamente. La ACTITUD, al final, lo es todo.


Segunda moraleja: Sólo se frustran aquellos que dejan de ver la parte positiva de sus resultados y de lavida


domingo, 2 de agosto de 2009

la historia de pepe (parte 1)

Un amigo me envió hace tiempo un powerpoint con la historia de Pepe, una bonita historia sobre el optimismo que guardé en la carpeta donde guardo las tonterías que me gustan, lo mismo da que sean fotos chulas o divertidas, historias con moraleja, chistes, etc.


Hoy la he releído y la comparto con vosotros:

Pepe era el tipo de persona que te encantaría ser.
Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, el respondía: "Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo".
Había tenido varios destinos y varios de sus colaboradores le habían seguido en todos ellos.La razón de que le siguieran era por su actitud: era un motivador natural.
Si un empleado tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle al empleado cómo ver el lado positivo de la situación.
Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Pepe y le pregunté:
No lo entiendo.... no es posible ser una persona positiva todo el tiempo. ¿Cómo lo haces?...Pepe respondió:
Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo: “Pepe, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor; escojo estar de buen humor". Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello".
Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo señalarle el lado positivo de la vida.
Si, claro, pero no es tan fácil, protesté.
Sí lo es, dijo Pepe. Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección. Tú eliges cómo reaccionas ante cada situación, tú eliges cómo la gente afectará tu estado de ánimo, tú eliges estar de buen humor o de mal humor. En resumen, tú eliges cómo vivir la vida.

Moraleja: Al final la decisión de: Cómo eres, cómo te ves, cómo te sientes y cómo vives ¡ES TUYA!


lunes, 27 de julio de 2009

receta 11

Si tenéis un ratito, preparad estos deliciosos pimientos rellenos. Son francamente sabrosos y pueden servir como entrante o apañarnos una cenita.

PIQUILLOS RELLENOS DE JAMÓN Y QUESO

Ingredientes: Un bote de pimientos del piquillo asados enteros. Lonchas de queso havarti Light (cualquier queso Light con algo de sabor). Jamón serrano. Aceite de oliva virgen extra. Sal maldon. Perejil o albahaca.
Preparación: Rellenad los piquillos con una loncha de jamón y un trozo de queso havarti Light. Hacedlos vuelta y vuelta a la plancha con una gotita de aceite. Una vez hechos y emplatados, se pulverizan con aceite de oliva virgen extra crudo y se decoran espolvoreando un poquito de perejil o albahaca picaditos y unas escamitas de sal maldon.
Otra variante es hacerlos directamente en la bandeja del horno en vez de a la plancha.
Y si no estáis a dieta, preparadlos con jamón ibérico y queso camembert.
En serio. Probadlos, que son muy sencillos de preparar y luego comentáis qué os han parecido

jueves, 23 de julio de 2009

peso ideal

Personalmente, no me gusta hablar de peso ideal. El peso ideal, según las tablas, es, habitualmente un peso bajo. Además, en muchas de esas tablas marcan como peso ideal un peso concreto y mantener un peso concreto es literalmente imposible, ya que diariamente tenemos variaciones de peso que no indican, ni mucho menos, adelgazamiento o engorde.
Es mucho más sensato acudir al concepto de peso normal y una excelente manera de saber cual es el peso normal es calcular el Índice de Masa Corporal (IMC). Por una vez y sin que sirva de precedente, voy a dar un dato técnico, ya que mi intención no es dar aquí clases de dietética. Pero como considero interesante el dato, allá va:
El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso (expresado en kilos con decimales) entre el cuadrado de la altura (en metros, con dos decimales). Es decir:

IMC = Peso en Kg / Talla en m (al cuadrado).

Según el resultado de la operación, podemos considerar:
- peso normal: IMC entre 20 y 25.
- sobrepeso: de 25 a 30 (en general es un exceso de peso no excesivamente problemático, aunque es aconsejable evitarlo).
- obesidad: más de 30 (hablamos ya de enfermedad por exceso de peso. Siempre debe tratarla un médico).
- obesidad mórbida: más de 40 (Problema grave. Su tratamiento es imprescindible).
- delgadez: menos de 20.
Si hacemos cuentas, comprobaremos que el margen de peso para un IMC de 20 a 25 puede oscilar en un ratio de unos diez o doce kilos entre lo máximo y lo mínimo considerado como normal. Aquí influirían otros factores que no se tienen en cuenta en la fórmula, como pueden ser la constitución ósea o la edad.
Una vez que estamos dentro de lo que consideramos peso normal, el bajar unos kilos más o menos (siempre que nos movamos dentro de ese margen) va a ser más una cuestión de estética que de salud.
Por otra parte, hemos de tener en cuenta que no siempre un exceso de peso es consecuencia de un exceso de grasa. Un exceso de masa muscular (como es el caso de los culturistas) o un edema por retención de líquidos también pueden dar en la báscula un exceso de peso que no podemos considerar obesidad. Si pesáramos al Arnold Schwarzeneger de sus tiempos mozos, posiblemente rondaría el IMC correspondiente a la obesidad pero ¿quién en su sano juicio se atrevería a llamar obeso a semejante amasijo de músculos? Yo no, desde luego.
De todos modos, en muchas ocasiones no debemos obcecarnos en intentar alcanzar el peso normal a costa de un esfuerzo sobrehumano y sería más sensato buscar el peso habitual o peso cómodo, es decir, aquel en el que nos hemos mantenido durante bastante tiempo antes de engordar y con el que nos encontrábamos francamente bien.


lunes, 20 de julio de 2009

así va "mi" disco

Hace unas cuantas entradas (el poder de las palabras - 07/04/09), os comentaba que había empezado a preparar un disco con canciones que tuvieran un mensaje positivo.
Entre las que voy encontrando y las que me vais diciendo, ya tengo unas cuantas, así que os pongo al día musicalmente hablando (aunque hay canciones que tienen más años que la tos) de los títulos y de algunas estrofas extraídas de la letra de cada una de ellas.

1- Hoy todo va a salirme bien (El Arrebato): “hoy va a ser un día grande. Hoy todo va a salirme bien. Tengo a la luna de mi parte. Y todo va a salirme bien. Hay energía positiva en cada poro de mi piel. No se me quita la sonrisa. Estoy contento...”
2- Es preferible (Peret): “Es preferible reir que llorar y así la vida se debe tomar. Los ratos buenos hay que aprovechar. Si fueron malos mejor olvidar...”
3- Hoy puede ser un gran día (Serrat): “Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti... Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día y mañana también”
4- Puede ser (Conchita): “Y puede ser que me equivoque otra vez. Y puede ser que me toque perder. Pero hoy la vida me dice que me toca a mi eso de sentirme bien...”
5- D’ont worry, be happy (Bob Marley): “No te preocupes. Sé feliz. En la vida tenemos problemas. Si te preocupas los duplicas...”
6- Akuna matata (El Rey león): “Vive y deja vivir... Vive y sé feliz. Ningún problema debe hacerte sufrir. Lo más fácil es saber decir akuna matata...”
7- Imagine (John Lennon):”Imagina a toda la gente viviendo el hoy…Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz...”
8- Eres tonto (El canto del Loco): “Ya que somos lo que somos y si no lo quieres ver ¡eres tonto! Si no te gustas es que no estás vivo...”
9- Despierta (Chambao): “Pasa la vida, pasa que vuela, corre que corre y no espera... Que nuestro pasado se fue ya. Que nuestro futuro está por llegar. Todo está a punto de empezar...”
10- Quisiera ser (el Chojín): “Tú busca un motivo para amarte a ti mismo. Sin ser cretino, agárrate al optimismo. Si tienes un sueño, perfecto, lánzate a por él. Y no te tires toda la vida diciendo eso de ‘quisiera ser’…”
11- I’m singing in the rain (Gene Kelly). “…que gloriosa sensación, de Nuevo soy feliz. Me río de las nubes, tan oscuras allá arriba. El sol está en mi corazón…”
12- Me siento bien (Hombres G): “Y es que estoy de puta madre. So un hombre feliz. Ahora creo que sé por donde quiero ir. El camino más corto. El secreto de vivir. Ahora lo comprendo todo. Ahora sí que sí…”
13- Color esperanza (Diego Torres): “Saber que se puede. Querer que se pueda. Quitarse los miedos, sacarlos afuera. Pintarse la cara color esperanza. Tentar al futuro con el corazón…”

14- Todo irá bien (Chenoa): "Y ríete de lo peor. Será mejor. Porque pensar que todo irá mal te alejará de la felicidad... Mirar en ti lo bueno que hay, es especial. No olvides que tú vales más que el qué dirán..."

Como podéis comprobar, está siendo una selección un tanto ecléctica (eclecticismo, según la R.A.E.: Modo de juzgar u obrar que adopta una postura intermedia, en vez de seguir soluciones extremas o bien definidas.- Escuela filosófica que procura conciliar las doctrinas que parecen mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos sistemas) que incluye estilos musicales muy diversos y para todos los gustos (rumba, reggae, pop, rap...)
Mi intención con esta tontería es conseguir recopilar una serie de canciones que puedan servir a quien las escuche para salir de esos momentos de “bajón” que todos tenemos de vez en cuando.
La lista sigue abierta y si se os ocurre alguna canción que se pueda añadir, me lo decís ¿vale?

martes, 14 de julio de 2009

receta 10

Mezclando recetas de las que me voy encontrando por ahí, se me ocurrió preparar este plato que puede servir perfectamente como un entrante para picar en una comida con invitados o como segundo plato en cualquier menú.

JAMÓN ASADO A LOS TRES AROMAS

Necesitamos jamón asado o cocido o lacon, a ser posible, cortado a cuchillo o en su caso, en lonchas gorditas “rotas” con la mano en trozos irregulares.
Lo disponemos sobre una fuente plana un poco “a repelea”.
Espolvoreamos con pimienta molida, ajo molido (o muy picado) y pimentón (a mi me gusta el pimentón picante, pero podéis utilizar el dulce o el dulce-picante).
Rocíamos después con un poco de zumo de limón y con un chorro de aceite de oliva virgen extra.
Se puede servir frío o darle un calentón en el microondas.
Como variante menos dietética, le podéis echar por encima un poco de queso rallado.
A mí me sabe muy rico, pero a mi hijo le encanta. Además es muy socorrido por lo rápido que se prepara.
Ya véis lo que son las cosas. Empezamos un poco a lo tonto con esto de las recetas al hilo de un comentario en una de las entradas que decía que comer "de dieta" parecía que estaba reñido con la variedad y el comer bien y poco a poco, ya tenemos 10 recetas que demuestran lo contrario.
Espero que las vayáis probando y que os vayan gustando, porque no me habéis dicho ni pío de ninguna.
Y por supuesto, se admiten sugerencias. Entre todos podemos hacer un recetario de andar por casa digno de los mejores chefs ¿no os parece?

sábado, 11 de julio de 2009

la pregunta del millón

Quizás sea la pregunta más frecuente en una primera consulta: ¿cuánto perderé por semana? O lo que es lo mismo: ¿cuánto tiempo me va a costar perder los kilos que me sobran?
Mi respuesta (con toda la sinceridad del mundo): No tengo ni idea. Y no es tirar balones fuera. ¡Qué más quisiera yo que saberlo! Si no sé seguro ni si va a perder peso...
Cada persona lleva un ritmo de pérdida de peso distinto a las demás. Incluso la misma persona, en dos épocas distintas de su vida, responderá de distinta manera a la misma dieta.
Por otra parte, el ritmo de adelgazamiento no depende solo de la dieta, sino de una multitud de factores (fidelidad a la hora de hacer la dieta, actividad laboral y de ocio, enfermedades asociadas, edad, sexo, medicaciones, dietas anteriores, momento del ciclo hormonal en la mujer...).
Pero, aún así, no deja de ser cierto que podemos hacer una previsión general según la experiencia acumulada. La mayoría de los hombres pierden alrededor de dos kilos a dos kilos y medio en la primera semana, mientras que lo habitual en mujeres en esa primera semana es de kilo y medio a dos kilos.
A partir de la primera semana, un buen ritmo sería perder entre medio y un kilo semanal. Yo me conformo con que mis pacientes pierdan medio kilo por semana. Es más, me conformo con que pierdan, aunque no lleguen al medio kilo.
Visto así, medio kilo por semana parece poco. De acuerdo. Pero bien mirado, si alguien nos dice que pesa veintiséis kilos menos que hace un año, seguramente pensaríamos que es mucho ¿verdad? Pues hagamos la cuenta. Cincuenta y dos semanas que tiene un año, dividido entre veintiséis kilos sale a... ¡exacto! ¡medio kilo por semana!. Visto así, la cosa cambia ¿no os parece?
Os aseguro que si pudiera dar garantía por escrito a todo el que viniera a mi consulta de que “solo” iba a perder medio kilo por semana (e incluso algo menos), tendría continuamente una cola de gente esperando a la puerta para que pudiera atenderles.




miércoles, 8 de julio de 2009

sonrisa, risa, humor

Como hoy no me apetece pensar más, que ya no son horas, pero sí me apetece poner algo para quien le apetezca leerlo, me he dedicado al plagio puro y duro de gente que ha escrito cosas que me molan.

Para empezar, un escrito de la consultora Leslie Gibson sobre la sonrisa que dice verdades como puños y que quiero compartir con vosotros:


Una sonrisa no cuesta nada, pero da mucho.

Enriquece a quienes la ofrecen.
Dura un instante, pero en ocasiones su recuerdo dura eternamente.
Nadie es lo bastante rico o poderoso como para poder prescindir de ella, ni nadie es lo bastante pobre como para no poder enriquecerse con ella.
Una sonrisa crea felicidad en el hogar, fomenta la honradez en los negocios y es la piedra angular de la amistad.
Puede estimular al fatigado, reconfortar al desanimado, alegrar al triste, y es el mejor antídoto natural contra los problemas.
Pero no se puede comprar, mendigar, prestar o robar, ya que no tiene ningún valor hasta que se da.
Cuando alguien esté demasiado cansado para sonreírle, sonríale usted. No hay nadie más necesitado de una sonrisa que quien no tiene ninguna que ofrecer.

Continuamos con un soneto de Agustín Romero Barroso (de 117 Sonetos y 17 sextinas) titulado “risa”:

Que del reír te viene tanta vida,

que la risa te tiene transtornado,
pura alegría, gozo desbocado,
no cabe tanto en ti de su medida.

Vas e inundas el mundo en sacudida,
en olas de tu jolgorio risotado.
Se enhebra la algazara en tu tornado,
maremoto, huracán es tu embestida.

Cuando carcajear, desternillarse,
reventar y estallar a carcajadas,
es celebrar el mundo y celebrarse.

La salud de sonrisas desbocadas,
placer en alegrías predicarse.
El corazón te lata a risotadas.

Y para terminar, una selección de frases sobre el humor:


- La sonrisa es el lenguaje universal de los hombres inteligentes (Victor Ruiz Uriarte)
- El poder intelectual de un hombre, se mide por el humor que es capaz de utilizar (Nietzsche)
- La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz. (Proverbio escocés)
- Una sonrisa es una línea curva que lo endereza todo (Phyllis Diller)
- La vida se domina sonriendo, o no se domina. (Proverbio chino)
- A fin de cuentas, todo es un chiste. (Charles Chaplin)
- El buen humor gana batallas que la fuerza y la razón perderían. (Juan C. Abella)
- El buen humor es una combinación de bondad y sabiduría. (Owen Meredith)
- Cuanto más rápida es la transición entre lo serio y lo cómico, más sano está uno y mejor funciona su sistema inmunológico. (Mario Satz)
- No conseguir la alegría es perderlo todo (Robert L. Stevenson)
- Una persona sin sentido del humor es como un coche sin amortiguadores. Salta de dolor con cada piedra del camino (Henry Ward)
- Alegría y amor son las alas de las grandes empresas ( Goethe)

- En enseñanza, en terapia, tu deber es ser cuidadoso y usar el sentido del humor, porque los pacientes traen suficientes angustias y no necesitan más. Los adultos son sólo niños pequeños con unos años más, y más altos. Y ellos siguen comportándose como niños en un consultorio psicológico o dental. (Milton Erickson )
- La especie humana tiene sólo un arma realmente efectiva: la risa. En el momento en que surge la risa, toda nuestra dureza se desploma, toda nuestra irritabilidad y nuestros resentimientos se desvanecen y un espíritu 'soleado' ocupa su lugar". (Mark Twain)
- Aquella risa era dinero, pues disminuía las cuentas del médico (MarkTwain)

- La persona que hace todo lo posible para que la felicidad dependa de sí misma y no de los demás, ha adoptado el mejor plan que existe para vivir feliz (Platon)
- Mucha gente cree que para triunfar basta con levantarse temprano. No: Es necesario también levantarse de buen humor (Marcel Achard)


Y como ya me he cansado de plagiar por hoy ,y siguiendo este último consejo, me voy a la piltra para poder levantarme mañana tempranito y de buen humor.



domingo, 5 de julio de 2009

receta 9

Ayer me regalaron un par de calabacines y pensé: mañana los pongo rellenos. Y dicho y hecho. Compré unos filetes de pescado blanco (vale cualquiera: merluza, rape… Yo elegí unos filetes de halibut y de panga), unas gambitas y unos champiñones.
La receta, aunque no tiene ninguna dificultad, necesita un poquito de tiempo para prepararla, pero tiene la ventaja de que una vez que te pones, puedes hacer para dos días y que además de rica, es también una comida ligera y que se puede comer tanto caliente como fría, que en este tiempo parece que apetece más.

CALABACINES RELLENOS DE PESCADO Y CHAMPIS

Ingredientes: Calabacines (mejor que no sean muy grandes para que no tengan demasiadas semillas, que habría que quitar). Una cebolla pequeña. Un diente (o dos) de ajo. Champiñones. Pescado blanco. Gambas. Aceite de oliva, sal y pimienta. Vino blanco. Queso rallado.

En una cazuela se ponen a cocer los calabacines enteros en abundante agua con sal. Se sacan, se cortan en dos longitudinalmente y con una cuchara, se saca la pulpa del calabacín y se reserva. Dejar dos “barcos” por calabacín, no demasiado delgados para que no se rompan. Estos barcos se colocan en una fuente para horno previamente untada con una miaja de aceite.
Por otra parte, en una sartén antiadherente pochamos la cebolla picada muy fina. Cuando está transparente, añadimos los champiñones troceados o laminados y el ajo picadito. Cuando el champi está medio hecho, añadimos el pescado blanco troceado, la pulpa del calabacín que teníamos reservada y un chorrito de vino blanco. Salpimentamos al gusto y dejamos reducir. Al final, añadimos las colas de las gambas peladas.
Con esta mezcla, rellenamos los “barcos” de calabacín que ya teníamos preparados, espolvoreamos con un poco de queso rallado y metemos al horno, previamente precalentado a intensidad media durante 10-15 minutos. Al final, gratinar con el grill unos minutitos.

Cuando esta mañana estaba preparando la comida, me he dado cuenta de que no me habían metido las gambas en el paquete de la pescadería, y como en la cocina hay que ser como MacGyver (no sé si se escribe así ) he cambiado las colas de gambas por unos mejillones que tenía congelados. El resultado, también buenísimo.

Un plato completo que perfectamente puede ser un plato único. Con un poquito de fruta fresca, que en esta época la hay variada y está riquísima, ya hemos comido y bien.

Lo bueno que tiene esta receta es su versatilidad, ya que los calabacines los puedes rellenar de pescado, de carne, de verduras, de huevo duro, bonito y tomate. Se pueden preparar con queso, sin queso, gratinados, sin gratinar, en frío, en caliente… Así que no os quejéis, que os acabo de dar varias recetas en una.

Buen provecho.



miércoles, 1 de julio de 2009

optimismo, siempre

Cuentan que en un proceso de selección para trabajar en relaciones públicas de una gran empresa, se hizo la siguiente pregunta a los tres candidatos finalistas:
“¿qué le gustaría que dijesen de usted en su velatorio?”


El primer candidato dijo: “Me gustaría que dijeran que fui un gran profesional y un buen padre de familia”.

El segundo candidato fue un poco más allá y dijo: “Que fui un hombre excepcional, excelente padre de familia y un ejemplo influyente en el futuro de la juventud”

Pero el tercero arrasó: “Me gustaría que dijeran: ¡COÑO, MIRA, SE ESTÁ MOVIENDO…!”

Así que la moraleja de hoy es: Tratad de ser optimistas… hasta la muerte.