jueves, 27 de diciembre de 2012

premio liebster blog award!!!

Estos días, con esto de las Navidades, estoy un poco despistado, pero no quiero terminar este año sin compartir con vosotros la sorpresa que he recibido y que no es otra que la nominación a los premios Liebster Blog Award.
Muchas gracias a http://baybaycreaciones.blogspot.com.es/ que es quien me ha nominado.
Al principio me quedé un tanto extrañado y me puse a buscar en Google que es eso de los Liebster Award. 
Al parecer es un premio que está ideado para recompensar, estimular y promocionar aquellos sitios de internet cuyo número de seguidores no exceda de 200 pero que "por su esencia y contenido merezcan ser dados a conocer a todos los rincones de la blogosfera".
No he conseguido saber de donde parten estos premios ni si realmente sirven para algo (además de para hacer crecer un par de centímetros nuestro ego), pero como me ha hecho mucha ilusión y las bases del premio son muy sencillas aunque algo distintas según el camino por el que te lo concedan, he decidido seguir la cadena y que ruede la bola. Seguro que a alguien más le hará tanta ilusión como a mi y al que no... ¡él se lo pierde!

bases del premio
Contar 11 cosas sobre nosotros mismos.
Contestar las 11 preguntas del blog que nos ha concedido la nominación.
Escribir 11 preguntas para que contesten los bloggers seleccionados a los que se les otorga este premio
Nominar a 5 blogs con menos de 200 seguidores (no se puede devolver el premio).

Ahí van las 11 cosas sobre mi:
1.- Soy de Logroño.
2.- Mis amigos me llaman Jose (sin acento)
3.- Soy médico y dietista.
4.- Soy marido, padre, hijo y hermano.
5.- He escrito un libro, "Adelgazar en positivo".
6.- He corrido (y terminado) un maratón.
7.- Intento ser (y parecer) una buena persona.
8.- Soy mejor escuchador que conversador.
9.- Soy optimista convencido.
10.- Me gustan los chistes (y el chocolate). No puedo evitarlo.
11.- En general, me considero un afortunado.

Y las 11 preguntas de mi nominador:
1.- ¿cuál es tu olor favorito?
El de un abrazo piel con piel con quien más quiero.
2.- ¿cuales son tus hobbies? 
Ahora, salir a correr con mi hermano y mi sobrino. Y si se apunta algún amigo, mejor. Soy casi ex-pescador, pero cuando voy al río, también disfruto mucho.
3.- ¿descríbete con tres palabras? 
Soy muy normal.
4.- ¿tu comida favorita? 
Cualquiera que esté buena (como de todo), pero en buena compañía.
5.- ¿tu libro favorito? 
El poder del Ahora, de Eckhart Tolle.
6.- ¿a donde te gustaría viajar? 
A cualquier sitio en el que no haya estado. Hay tantas opciones...
7.- ¿playa o montaña? 
¿Tengo que elegir? Las dos opciones me encantan. Me gusta pasear por la playa, pero patear la orilla de un río truchero o una senda de montaña...
8.- ¿tu momento favorito del día? 
Depende del día. Cada momento es único.
9.- ¿qué te llevarías a una isla desierta? 
Compañía.
10.- ¿cual es tu sueño por cumplir? 
Que cuando mi hijo piense en justicia, cariño e integridad, piense en mi.
11.- ¿qué blog te inspira? 
Ninguno en concreto. Pico de aquí y de allí.

Y mis 5 blogs nominados son:
http://dedicandosonrisas.wordpress.com/ de Cristina. El título del blog lo dice todo.
http://sobretushuellas11.blogspot.com.es/ de Vero. Fidelización con entusiasmo
http://diasdefiestaenlarioja.blogspot.com.es/ de Antonio, que nos cuenta día a día lo que se celebra en La Rioja
http://linangel-pensamientosycositasraras.blogspot.com.es/ de Lina, a la que el pensamiento le cambia de dirección porque tiene la cabeza redonda
http://raroqueesuno.blogspot.com.es/ de mi amigo Angel, que cuenta sus peripecias en su huerto de terraza. A ver si este premio le anima a retomar la hazada y el vermicompost, que lo tiene un tanto abandonado.
Y como hay algún nominado que no tengo del todo claro el número de seguidores que tienen, me permito el lujo de añadir a la lista http://theawfulladykuku.blogspot.com.es/ de Izaskun, que aunque vive muy lejos y escribe en inglés (menos mal que existen los traductores en internet), creo que merece la pena leer lo que escribe y  http://untontoconunlapiz.blogspot.com.es/ de Alberto, un amiguete proyecto de periodista que poco a poco va sabiendo lo que está haciendo con su vida.

Y mis preguntas para mis nominados son:
1.- ¿de donde viene el nombre de tu blog?
2.- ¿por qué te decidiste a comenzarlo?
3.- ¿qué te gusta hacer para desconectar un rato?
4.- ¿qué podrías hacer para mejorar el mundo, aunque solo fuera un poquito?
5.- ¿me recomiendas un libro?
6.- ¿qué te habría gustado ser si no fueras lo que eres?
7.- ¿prefieres el vaso medio lleno o medio vacío?
8.- ¿qué es lo que más te molesta de alguien?
9.- ¿por qué crees que tú sí que vales?
10.- ¿qué es lo último que te ha hecho reir?
11.- ¿qué les pedirías a los Reyes Magos?

Y hasta aquí mis respuestas y mis nominaciones.
Gracias a quien me ha otorgado el premio y 
¡¡¡Enhorabuena a los premiados!!!



lunes, 24 de diciembre de 2012

deseos navideños

Desde este humide blog os quiero enviar mis mejores deseos de

SALUD a raudales

SUERTE en todos vuestros proyectos

AMOR en el más amplio sentido de la palabra

PAZ en cada uno de vuestros entornos

TRABAJO (que no falte)

y por supuesto…

ALEGRIA y OPTIMISMO que rebose por cada poro de vuestra piel.

Nota: Seguro que vosotros incluiríais algún otro deseo que a mi se me ha quedado en el tintero. No dudéis en compartirlos dejándolos en un comentario



martes, 11 de diciembre de 2012

harto

Harto (cansado, hastiado, aburrido, saturado...).
Estoy harto.
Estoy harto de la gente que no hace más que quejarse sin buscar ni proponer soluciones.
Harto de la gente que vive amargada y que intenta que los demás sean los culpables de todos sus males.
Harto de la gente que huye de la alegría o que no hace nada por buscarla.
Harto de la gente que ni disfruta ni deja disfrutar.
Harto de la gente que hace una montaña de un grano de arena.
Harto de la gente que tiene dos varas de medir y que exige a los demás lo que no se exige a sí mismo.
Harto de la gente que se complica la vida sin necesidad.
Harto de los "vampiros energéticos".
Harto de la gente que está harta de la gente que intentamos vivir la vida tal como es.
Harto de tener que medir mis palabras para no herir susceptibilidades.
Harto de tener que hacer esfuerzos por no sentirme culpable de cosas de las que no lo soy.
Harto de tener que justificar continuamente lo que digo y lo que callo.
Harto de medir el alcance de lo que hago y de lo que dejo de hacer.
Harto de las excusas (propias y ajenas) que no llevan a ningún sitio.
Harto de estar harto.
Y como ya estoy cansado de estar harto, paso de hartarme y  vuelvo a lo mío.
Hasta que me harte otra vez.



sábado, 8 de diciembre de 2012

receta 42

Aprovechando que este puente está mi hijo en casa, hoy hemos invitado a los abuelos (mis padres y mi suegra) para compartir un rato familiar de lo más agradable. Y como hace frío y apetece un plato de cuchara, he preparado unas
alubias con almejas
que estaban de rechupete. Sí, ya sé que las legumbres no son precisamente hipocalóricas, pero, como hay que comerlas de vez en cuando, si cuidamos la forma de preparación, se pueden incorporar a la dieta sin mayor problema.
Así las he hecho:
La noche anterior ponemos las alubias a remojo en agua fría. Yo he usado unas alubias de Berceo que nos regaló Charo el año pasado y que las tenía congeladas. 
Por la mañana, escurrimos las alubias, las lavamos bien y las ponemos en la olla a presión, cubiertas de agua y con un pimiento verde, dos zanahorias, media cebolla, un puerro, un par de dientes de ajo sin pelar y una hojita de laurel. cerramos la olla y contamos quince minutos desde que coge presión. Entonces apagamos el fuego, retiramos la olla y dejamos que pierda la presión antes de abrirla.
Sacamos las verduras y las ponemos en el vaso de la batidora (pelamos los ajos y reservamos una de las dos zanahorias) con un par de cucharadas de alubias ya cocidas y salsa de tomate (yo he usado del que hace en conserva mi suegra). Batimos hasta hacer una pasta y reservamos.
Escurrimos las alubias del agua de la cocción, las cubrimos con caldo de pescado (lo venden ya hecho en tetra brick) y añadimos la pasta de verduras que hemos hecho con la batidora. Así espesará un poco el caldo y le da color y sabor. Añadimos también, cortada en daditos la zanahoria que habíamos reservado sin batir.
En una sartén aparte, ponemos un poquito de aceite (será el único que lleve el guiso) y sofreimos un par de dientes de ajo cortados en láminas. Cuando empiezan a tomar color, añadimos las almejas (yo he usado unas que tenía congeladas) y un chorrito de vino blanco. Las tapamos y según se van abriendo, las vamos incorporando a la cazuela de las alubias. Cuando ya se han abierto todas (desechad las que no se abran), añadimos al guiso el caldo de la sartén, colándolo para evitar la tierra y las impurezas que hayan podido soltar las almejas. 
Damos un hervor removiendo un poco para que se incorporen bien todos los sabores, rectificamos de sal si es preciso... y a la mesa.
Lo hemos acompañado con un buen crianza de Rioja y mi padre me ha preguntado si tenía guindillas. He sacado un bote de guindillas en aceite del que hemos acabado comiendo todos. 
Buena compañía (la mejor: mi mujer, nuestros padres y nuestro hijo), buena comida, buen vino... ¿qué más se puede pedir?
P.S.: ¡¡¡cómo comen estos pensionistas!!!



domingo, 18 de noviembre de 2012

crónica de actualidad

Y Él, instruyéndolos dijo: "¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos..." (Marcos 12, 38-40)
¿Os suena a algo? 
No me digáis que si cambiamos escribas por políticos, banqueros, jerifaltes... sinagogas por parlamentos, consejos de administración, cargos públicos...  viudas por contribuyentes, parados, pensionistas... y largos rezos por promesas electorales, participaciones preferentes... no parece que estamos hablando de temas de actualidad.
En fin, tiempos nuevos para problemas viejos.
Afortunadamente, nunca es tarde para empezar a hacer bien las cosas. Mientras tanto, rodéate de buenas personas y sé una de ellas.


martes, 30 de octubre de 2012

tiquismiquis

Tiquismiquis, bonito palabro.
Podemos decir que un tiquismiquis es la persona que se queja de cosas sin importancia o de tonterías a las que les da más importancia de la que tienen. 
Según nuestro amigo el DRAE, tiene 3 acepciones:
1.- Escrúpulos o reparos vanos o de poquísima importancia.
2.- Expresiones o dichos ridículamente corteses o afectados.
3.- Persona que hace o dice tiquismiquis
y también según la misma fuente, la expresión procede del latín macarrónico tichi michi, alteración vulgar de las palabras latinas tibi mihi, "para ti, para mi" y parece ser que alude al afán meticuloso y demasiado selectivo de algunas personas que se andaban con muchos "esto para tichi, esto para michi".
Son sinónimos de tiquismiquis diversos adjetivos como remilgado, meticuloso, maniático, melindroso, pejiguero, puntilloso, meticuloso y escrupuloso.
El caso es que hay gente que se queja por todo, que nada le parece bien, que a todo le saca un pero y que siempre pone escrúpulos o reparos a cosas de poquísima importancia o que siempre se relame con expresiones o dichos ridículamente corteses y afectados.
No sé por qué (bueno, creo que sí lo sé) por regla general no suelen caer muy bien, pues es muy cansino estar aguantando a un tiquismiquis y a sus tiquismiquis durante un rato más o menos largo.
Visto con detenimiento, tiquismiquis es un nombre ridículo que les viene como anillo al dedo.
¿Quién de vosotros no se ha tropezado con alguien así?
A lo mejor (espero que no), tú que estás leyendo esto te identificas con la descripción.
O a lo peor (también espero que no) me identificas a mi con un tiquismiquis... Al fin y al cabo ¿no me estoy quejando de una cosa que no tiene importancia?


lunes, 15 de octubre de 2012

distintas opiniones

La otra tarde (bueno, la otra noche, porque eran ya las nueve y media pasadas y no se veía un cura en un montón de nieve) salí a correr con mi hermano como suelo hacer un par de días o tres por semana. 
Íbamos tan tranquilos, charlando de nuestras cosas y contándonos los últimos chistes de nuestro repertorio y cuando llevábamos unos veinte minutos de trote, ya un tanto apartados de casa, comenzó a caer alguna gota de lluvia.
"Parece que nos vamos a mojar", dijimos. Y dicho y hecho. No había pasado ni un minuto cuando de pronto parecía que estaban echándonos encima calderos de agua desde las ventanas. 
¡Qué forma de caer agua, por Dios! ¡Y qué truenos!
Hacía tiempo que no veía caer tanta agua en tan poco rato. Y nos estaba cayendo toda encima.
"Es curioso, le dije, si llega a estar lloviendo así a la hora de salir, seguro que nos llamamos y nos quedamos en casa, pero como nos ha pillado ya en la calle, apartados de casa y tenemos que volver, ya nos da lo mismo".
No paramos ni buscamos refugio. Y disfrutamos como chiquillos, calados hasta los calzoncillos y chapoteando por los charcos sin importarnos lo más mínimo.
Pasaba algún coche por la calzada y nos miraban raro. Alguno incluso tocaba el claxon.
"¿Qué pensará quien nos esté viendo?" me preguntó mi hermano. Y yo le contesté:
"Pues mira, Edu, nosotros estamos estamos haciendo lo mismo, pero depende quien nos vea pensará cosas distintas".
Habrá quien diga: "Mira esos gilipollas, con la que está cayendo y ellos corriendo como dos pánfilos". 
Otros, en cambio pensarán: "Pobres desgraciados, han salido a hacer un poco de ejercicio y mira la que les ha pillado". 
Y otros, sin embargo dirán: "Ahí los tienes, con dos cojones, con lo que está lloviendo y no les importa salir a correr".
En fin, que en esto, como en casi todo en esta vida, hay distintas opiniones para una misma situación y, también, distintas formas de afrontarla.
Por cierto, cuando llegábamos al portal, dejó de llover.


domingo, 30 de septiembre de 2012

con qué comemos más?

Seguro que en más de una ocasión hemos dicho u oído que un alimento engorda más o menos que otro.
Pues bien, cuando comparamos la energía (Calorías o Kcal.)  que aporta un determinado alimento en relación a otro, siempre lo hacemos a igualdad de peso.
En general, las tablas de composición de alimentos van referidas a raciones de 100 grs. de esos alimentos.
Por tanto, cuando decimos que un alimento engorda más o menos que otro, queremos decir que 100 grs. del primero aportan más o menos calorías que 100 grs. del segundo.
De esta manera podemos decir que, por ejemplo, 100 grs. de ternera (175 Kcal. aproximadamente) engordan más que 100 grs. de manzana (unas 50 Kcal.), pero si de ternera comemos 100 grs. y de manzanas 1 Kg... pues entonces resulta que engordan más las manzanas que la ternera.
Sabiendo esto, y fijándonos un poco, podemos darnos cuenta de algunos errores muy comunes, como por ejemplo creer que el pan tostado engorda menos que el pan fresco. Pues bien, si tenemos en cuenta que para obtener 100 grs. de pan tostado necesitamos más de 100 grs. de pan fresco (ya que al tostarlo lo que hacemos es evaporar el agua, que es lo único que no tiene calorías del pan), veremos en las tablas de calorías que mientras 100 grs. de pan de trigo blanco aportan a nuestra dieta 250-260 Kcal., la misma cantidad de pan tostado nos proporciona unas 370 Kcal. (si bien es cierto que muy probablemente comamos menos cantidad de pan tostado que de pan fresco).
Otra cosa que influye mucho en el aporte calórico final de un plato es su forma de preparación y de esto tenemos un ejemplo muy claro en las patatas: Mientras que 100 grs. de patatas cocidas aportan 90-100 Kcal., 100 grs. de patatas asadas unas 150 Kcal., fritas en sartén de 250 a 400 (cuanto más finas las cortemos más calorías aportan porque tienen más superficie de contacto con el aceite) y fritas "de bolsa" (chips) casi 600.
Por todos estos motivos (y alguno más, claro) cuando los médicos y los dietistas hablamos de comer más o menos, nos referimos a más o menos cantidad de calorías, no a la cantidad de comida en el plato. Y para entender bien las cosas, lo mejor es un ejemplo:
Las mismas calorías que aporta una palmera de chocolate de unos 70 grs. (unas 350 Kcal) las conseguimos si tomamos un café con 150 ml. de leche desnatada y sacarina (80 Kcal,) más una macedonia hecha con un kiwi, una mandarina y 3 fresas (80 Kcal) más 2 biscottes integrales (100 Kcal.) con 25 grs. de jamón serrano (100 Kcal.).
¿Con qué comemos más, con la palmera o con todo lo demás junto?


lunes, 10 de septiembre de 2012

la mochila

Suele suceder que cuando una persona pierde una cierta cantidad de kilos, pierde al mismo tiempo la noción de cómo estaba antes de comenzar la dieta. Es entonces cuando le recomiendo buscar una referencia.

Suelo indicar a mis pacientes que no se deshagan de toda la ropa que utilizaban a inicio del tratamiento, que guarden al menos una prenda (a poder ser un pantalón o una falda que no tengan la cintura de goma) y que periódicamente se lo pongan delante del espejo y que piensen “esto lo llenaba yo antes”.
Ni qué decir tiene que echar mano de los documentos gráficos (fotografía y películas de vídeo) también nos sirve de referencia para  ver el “antes” y el “después”.
Pero si quereis una prueba “de peso”, haced lo siguiente: Cojed una mochila y llenadla de tantos kilos de patatas (o de piedras) como kilos hayais perdido hasta este momento, colocaros la mochila en los hombros y, durante media hora, haced vuestras actividades habituales. Vereis como se nota la diferencia.
Cierto es, me podreis decir,  que no es lo mismo llevar veinte kilos (por poner un ejemplo) colgados a la espalda que repartidos por todo el cuerpo, pero no deja de ser igual de cierto que no es lo mismo llevar veinte kilos durante media hora que  durante las 24 horas del día. Pensad que caminais con la mochila, os sentais con la mochila, trabajais con la mochila, os acostais con la mochila, os dais vueltas en la cama con la mochila y os levantais con la mochila.
Lo que pasa es que cuando engordamos vamos echando de una en una las patatas a la mochila y eso hace que, poco a poco, nos vayamos acostumbrando a movernos con el nuevo peso.
Si cuando engordamos nos pusieran encima “de golpe” todos los kilos que vamos a llegar a pesar de más, otro gallo cantaría.
Incluso me atrevería a aventurar que no habría tantas personas con sobrepeso. ¿No os parece?


domingo, 26 de agosto de 2012

ten un gran día

Puedes levantarte por la mañana esperando que sea un buen día o sabiendo que depende de ti que sea un buen día. 
En lo que puedas, en lo que dependa de ti, en las cosas en las que tú seas la parte principal, procura enfocar la vida con alegría y de forma positiva.
Tu estado de ánimo dependerá de cual sea la actitud con la que enfoques el día y ese mismo estado de ánimo es el que determinará tu predisposición a la acción y de esa acción, de tu manera de actuar, dependerán en gran parte los resultados que obtengas.
"Hoy puede ser un gran día (J.M. Serrat dixit), plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti. Dale día libre a la experiencia para comenzar y recíbelo como si fuera fiesta de guardar. No consientas que se esfume, asómate y consume la vida a granel. Hoy puede ser un gran día, duro con él.
Hoy puede ser un gran día donde todo está por descubrir si lo empleas como el último que te toca vivir. Saca de paseo a tus instintos y ventílalos al sol y no dosifiques los placeres, si puedes, derróchalos.
Si la rutina te aplasta, dile que ya basta de mediocridad. Hoy puede ser un gran día, date una oportunidad.
Hoy puede ser un gran día imposible de recuperar, un ejemplar único, no lo dejes escapar. Que todo cuanto te rodea lo han puesto para ti; no lo mires desde la ventana y siéntate al festín.
Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día. Y mañana también."
Una gran letra para una gran canción para comenzar (y tener) un gran día.
Ten en cuenta que es tu vida y que tienes la libertad de hacer con ella lo que quieras. 
Cada día está lleno de promesas (tanto de felicidad como de angustia) y Hoy se presenta ante ti esperando a que tú le des forma. 
Como dice la canción de Serrat, lo que suceda hoy depende en gran parte de ti. Escoge, por tanto, qué tipo de día vas a tener hoy y ¡¡¡ten un gran día!!!

video

sábado, 18 de agosto de 2012

receta 41

Estamos en veranito y últimamente no tengo muchas ganas de pensar en cosas profundas (por cierto, si la piscina es honda ¿el mar es toyota?). Además, mi último pensamiento "jondo" creo que dejó descolocado a más de uno...
Pero como decía, estamos en veranito y en verano también se come y lo que apetece comer en verano son comidas fresquitas y refrescantes, pero no apetece engordar, por lo que las comiditas, además de fresquitas y refrescantes, tiene que ser ligeras.
Pues aunque a primera vista la receta que os dejo hoy no parece muy ligera, sí lo es porque la he modificado para que lo sea y además es ideal para preparar una comida rápida o un entrante para dejar flipado a más de uno.
Y siguiendo la tradición, superfácil de preparar. Vamos, que no hace falta ser un chef, ni siquiera un cocinillas para preparar este plato y quedar como un reinón ante los comensales.
MELOCOTONES RELLENOS
Es muy recomendable que todos los ingredientes estén en la nevera para que el plato quede muy fresquito.
Pillamos una lata de melocotones en mitades en almíbar ligero (los hay incluso edulcorados y otros con fructosa aptos para diabéticos). Abrimos la lata y sacamos bien escurriditas las mitades de melocotón y las ponemos en un plato con el agujero del hueso hacia arriba.
Por otra parte, en un bol mezclamos una lata (bueno, su contenido) de atún al natural (sin aceite ni escabeche,solo cocido con agua y sal) que escurrimos bien de líquido y desmigamos con los dedos. Al atún le añadimos 6 palitos de cangrejo picados, una cucharada sopera de mayonesa baja en calorías tipo ligeresa y una cucharada sopera de queso light para untar tipo philadelphia. Mezclamos bien estos cuatro ingredientes y con esta mezcla rellenamos las mitades de melocotón que teníamos preparadas. Espolvoreamos con perejil picado y... ¡a comer!
Bueno, esta es una idea de cara a cuidar la línea, pero el relleno lo podéis hacer a vuestro antojo con salmón ahumado, langostinos, bonito en aceite o escabeche, aceitunas, cambiar la mayonesa y el queso por yogur, decorarlo con una aceituna o un tomatito cherry o una anchoa de lata enrollada... En fin, que rigideces en la cocina y en la vida, las justas ¿no os parece?


lunes, 30 de julio de 2012

receta 40

Hoy toca receta y como siempre, la intentaremos hacer ligera. rápida y sin muchas complicaciones.
Se me ha ocurrido que podemos preparar 
PESCADO BLANCO CON CALABACÍN
Tomad nota:
En una fuente para microondas colocamos un lecho con calabacines cortados en rodajas muy finas.
Sobre los calabacines colocamos unos filetes de pescado blanco sin piel ni espinas (lenguado, halibut, merluza, bacalao... el que más os guste)
En un bol preparamos una emulsión con aceite de oliva y salsa de soja a partes iguales, pimienta y rectificamos de sal si es preciso. Con esta mezcla rociamos el contenido de la fuente e introducimos esta al microondas durante unos 3 minutos (el tiempo puede variar dependiendo de la potencia del microondas y de lo gruesos que sean los filetes, por lo que tendremos que comprobar que el pescado no queda crudo por dentro).
Y ya está. Así de fácil.
Por cierto, a ver si dejáis algún comentario sobre alguna de las recetas: Si las habéis probado, si os han gustado, si sugerís alguna variación... en fin, lo que sea será bienvenido, tanto por mi como por quien siga el blog. Si participamos un poco todos, el libro de recetas irá aumentando para beneficio también de todos.
Ánimo, campeones

viernes, 20 de julio de 2012

pensamiento profundo

Desde el punto de vista ecléctico, las facetas monofásicas del empirismo coetáneo indican que las pulsaciones telúricas de la psicosis inducen al mimetismo emocional de la inversión egocéntrica


sábado, 14 de julio de 2012

no pierdas más


Desde luego, hay gente que tiene muy mala leche. Es rara la persona que se ha puesto a dieta a la que, en cuanto ha perdido unos cuantos kilos, alguien no le dice: “pues hija, yo que tú no perdería más, que te vas a quedar muy fea” o “total, si luego vas a volver a engordar” o “ten cuidado no te pases y vayas a caer enferma” o cualquier lindeza por el estilo.

Lo curioso es que la mayor pare de las veces, quien dice estas cosas suele estar más gordo que quien las escucha. Yo creo que en el fondo tienen envidia de que la otra persona sea capaz de hacer lo que ella no se atreve ni a intentar y, de una manera o de otra, se defiende atacando, aunque en el fondo le pase como a la zorra de la fábula con las uvas que no podía conseguir “bah!, están verdes.

De todas formas, no todos los “saboteadores de dietas” tiene, necesariamente, malas intenciones. Es más, muchas veces no son conscientes de su comportamiento o lo hacen “con la mejor intención”. En este apartado podemos meter, por poner un ejemplo, a las abuelas y gente mayor en general, sobre todo a las que han pasado hambre de verdad en la época de la guerra y la posguerra y que siguen teniendo el concepto de que “la gordura es media hermosura” o que “no hay mejor espejo que la carne sobre hueso” o que un niño gordo es un niño sano”, ya que en “su época” los únicos gordos que había eren los ricos, que eran los que tenían para comer y, por tanto, de una o de otra manera, todavía tienen asimilado gordura a bienestar y prosperidad.

Pero, afortunadamente, nos ha tocado vivir otra época y en una sociedad del bienestar en la que la obesidad se ha convertido en un problema sanitario, ya que no deja de ser una enfermedad consecuencia de una malnutrición por exceso. Y si usted ha tomado la decisión de adelgazar, está en el camino correcto para librarse de un problema. Así que haga oídos sordos a quienes le digan que no pierda más y siga manteniendo esa actitud positiva que le ayudará a conseguir sus objetivos.

Además, la percepción que los demás tiene de usted también irá cambiando, como le voy a demostrar en esta anécdota:

Tuve en tratamiento hace años a una mujer de un pueblo cercano a la que le sobraban muchos kilos. Cuando llevaba perdidos entre veinte y veinticinco kilos, me dijo un día  que  iba a dejar la dieta porque ya estaba un poco cansada y que además en el pueblo no hacían más que decirle que no adelgazara más porque ya había perdido suficiente. Como soy de la opinión que una persona se pone a dieta voluntariamente y voluntariamente la deja, no puse objeción y después de darle unos consejos para que no tirara por tierra lo que había conseguido, nos despedimos. Al cabo de unos meses, volvió a aparecer por la consulta comentando que se encontraba con ánimo de volver a empezar el tratamiento y que además en el pueblo le estaban diciendo que estaba engordando. Hasta aquí, nada extraño. Lo que le resultó extraño a esta persona fue que al pesarla, pesaba dos kilos y pico menos que cuando había suspendido la dieta.

¿cómo es posible que le dijeran que estaba engordando si pesaba incluso menos que cuando le decían que estaba muy delgada? Pues simplemente por una cuestión de percepción, comparación y acostumbramiento. Me explico. Al principio comparaban a la mujer con la imagen que tenían de ella con veintitantos kilos más y, efectivamente, comparada con ella, estaba muy delgada. Luego se acostumbraron a verla a diario con el nuevo peso y la nueva figura y entonces veían a la mujer rellenita a la que le sobraban unos cuantos kilos y pensaron que era porque había engordado, aunque lo cierto era que había mantenido (e incluso disminuido) el peso.

O sea, como en el chiste:
-¿qué tal estás?
-¿comparado con quién?




miércoles, 27 de junio de 2012

be corcho

("Be water, my friend").
Decía Bruce Lee: "No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua. Vacía tu mente, sé amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Si pones agua en una botella, se convierte en la botella. Si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua, amigo mío".
En estos tiempos de incertidumbre y tribulaciones que nos toca vivir, creo que esta cita viene como anillo al dedo, pero como yo tengo una filosofía de vida más de tipo "low cost" que el chino este (por cierto, para los chinos crisis significa también oportunidad), creo que si no somos capaces de ser como el agua, nos puede venir muy bien ser como el corcho.
Me explico.
Tú tiras un corcho al agua y no se hunde.
Si la corriente va hacia un lado, el corcho se adapta y va en esa dirección. Si la corrienta cambia de dirección, el corcho lo hace con ella.
Si una turbulencia o un fuerte oleaje lo empuja hacia el fondo, el corcho, sin ningún esfuerzo, vuelve a emerger.
Si en la superficie del agua se producen ondas, el corcho realizará una oscilación vertical pero no se desplazará con las ondas.
Si el sol aprieta y evapora el agua, el corcho se seca y espera a que aumente el caudal.
Si colocas un corcho en un sedal entre la caña y el anzuelo, te indicará si los peces están picando.
Si el agua corre el riesgo de salirse de una botella, el corcho se adapta al cuello de la botella e impide que el agua se desparrame.
El corcho es ligero, elástico y resistente a los agentes químicos.
Es un excelente aislante térmico y acústico y tiene una gran impermeabilidad.
Tiene elvada resistencia al desgaste y aguanta muy bien la presión, y es capaz de recuperar su volumen inicial cuando la presión cede.
No exige apenas cuidados de mantenimiento y al ser un producto natural, respeta el medio ambiente, incluso durante su proceso de extracción.
No me digáis que todas estas características no nos vendrían más que bien para capear el temporal que nos está cayendo encima.
Así que ya sabéis, contra las crisis, ya sean económicas, personales, sociales, evolutivas, circunstanciales, de pánico, de pareja...
"Be corcho, my friend"


sábado, 9 de junio de 2012

consejos para hacer la compra

En esta entrada voy a intentar daros unos pequeños consejos que os pueden ser de utilidad a la hora de hacer la compra. Tomad nota de estos cuatro:

- No vayáis al mercado con hambre.
- Llevad una lista de lo que necesitáis.
- No os olvidéis las gafas.
- Pensad en verde.

Ahora vamos a desarrollarlos un poco.

1.- No vayáis a la compra con hambre. Si paseáis por los pasillos del supermercado con hambre, es más que probable que acabaréis echando al carro cosas que no necesitáis pero que en esos momentos os llamarán poderosamente la atención precisamente por esa sensación de hambre. Y además, está demostrado que esas cosas de más serán cosas caprichosas, de picoteo y de alto poder calórico.

2.- Llevad una lista de lo que necesitáis. Pero haced la lista (escrita) en casa siendo conscientes de lo que falta en la despensa. Lo ideal es tener en la cocina un lugar (pizarra o cuaderno) donde ir apuntando lo que nos vamos acordando que se ha terminado o que necesitamos reponer. No os fiéis de vuestra memoria. Si no lo lleváis escrito es muy probable que os olvidéis de alguna cosa necesaria y que os llevéis en vuestra cesta cosas que no os hacen falta. Llevad bolígrafo e id tachando las cosas que ya habéis comprado y cuando la lista esté tachada por completo, será el momento de ir a la caja, pagar e ir a casa con el recado.

3.- No os olvidéis las gafas. Si las necesitáis para leer, claro. Serán muy útiles para leer la composición de lo que compréis. La parte delantera de los envases es la de la publicidad. Ahí es donde el fabricante va a intentar llamar nuestra atención (que si 0% azúcar, que si baja el colesterol, que si nos vamos a volver más altos, más guapos, más rubios y con los ojos más azules...). No os dejéis embaucar por los cantos de sirena de la publicidad y dad la vuelta al envase. Ahí es donde está lo verdaderamente importante: La composición. Fijaos en la cantidad de calorías por cada 100 gramos de producto y, muy importante, en la cantidad y sobre todo en el tipo de grasas que contiene ese producto. Como idea fundamental, quedaros con esta: Si en la composición pone grasa o aceite vegetal y no especifica de qué tipo (o son de coco, palma o palmiste), o pone que lleva grasa o aceite parcialmente hidrogenado o que contiene aceite o grasas hidrogenadas, procurad evitarlo. Todas esas leyendas esconden un tipo de grasas (saturadas, trans) que aumentan muchísimo el riesgo cardiovascular.

4.- Pensad en verde. Y no estoy haciendo publicidad de ningún tipo de cerveza, no. Si en vuestro carro de la compra al final predomina el verde, es decir, verduras, frutas y hortalizas, seguro que es una buena (y sana) compra. Los productos frescos son siempre una buena apuesta.

Bueno, por hoy ya vale.
Y ya  sabéis que este blog está abierto a vuestros comentarios y que  estoy deseando recibirlos.

domingo, 3 de junio de 2012

receta 39

Hoy toca receta y como siempre, fácil, fácil y rica, rica.
RAPE ALANGOSTADO
Se trata de preparar una cola de rape con la apariencia de una cola de langosta. 
Necesitamos una cola de rape sin piel ni espina central, por lo que salen dos piezas. Pimentón dulce, aceite de oliva virgen extra y sal.
Preparamos una pasta con 2 cucharadas de aceite de oliva y tanto pimentón como se necesite.
Se sala la cola de rape y se unta con la pasta de pimentón.
Los puristas la atan con un cordel dando vueltas para semejar más la forma de la cola de la langosta, pero no es necesario.
Envolver la cola de rape ya preparada en film plástico bien apretada y después en papel de aluminio, presionándolo bien.
Repetir lo mismo con la otra pieza.
Se sumergen los paquetes en una cazuela con agua hirviendo. Esperar 5 minutos. 
Sacar los paquetes del agua y dejarlos enfriar (se pueden introducir en agua con hielo o meterlos al frigorífico).
Desenvolver y cortar en rodajas a modo de medallones.
Servir en frío con una base de lechugas (venden bolsas ya preparadas) y con un poco de mahonesa baja en calorías o salsa rosa.
Degustar y disfrutar.


lunes, 28 de mayo de 2012

más o menos

Piensa menos, siente más. Intenta salir de ese ruido mental que ocupa tu cabeza continuamente.Centra tu atención en tus sentimientos y en tus emociones. Observa lo que piensas, pero no lo juzgues.
Enfádate menos, sonríe más. La negatividad nunca es una buena forma de enfocar una situación. Viste tu cara con una sonrisa y verás que el mundo te responde con mejor humor. La Alegría es el ingrediente principal del compuesto de la salud.
Habla menos, escucha más. Pregunta, escucha, vuelve a preguntar y cuando te toque no te limites a hablar. Di más, expresa más, comparte más, da más. Dios nos ha hecho con dos orejas y una boca para que escuchemos el doble de lo que hablamos.
Juzga menos, tolera más. Quien no comprende, juzga y cuanto mejor es uno, tanto más dificilmente llega a sospechar de la maldad de los demás.
Mira menos, haz más. La vida es un juego. No te quedes al margen. Participa y si quieres ver cosas que nunca has visto, haz cosas que nunca has hecho.
Quéjate menos, acepta más. No te vuelvas loco. Sal de esa situación o acéptala, pero no te quejes, no sirve de nada. Acepta lo que no puedes cambiar y cambia lo que no puedes aceptar.
Teme menos, confía más. Si temes padecer, padeces ya lo que temes. Cuestiona siempre el origen de tu miedo. Las sombras solo significan que hay una luz brillando cerca.
Odia menos, ama más. Si quieres ser amado, ama. Guardar rencor es como dejar a alguien vivir en tu cabeza sin pagar alquiler.
Castígate menos, quiérete más. Sé benevolente contigo mismo. Al fin y al cabo eres la única persona con quien vas a convivir el resto de tu vida y te tienes que llevar bien con ella. Comenzar a amarse uno mismo es comenzar un romance de por vida.
Espera menos, da más. No des esperando recibir a cambio y sobre todo demuestra gratitud por todo lo bueno que tienes y lo malo que no tienes. La gratitud es un antídoto ante la desesperanza.
Discute menos, cede más. Acepta lo bueno y lo malo de la gente. No se puede amar a medias.
Trabaja menos, disfruta más. Y si no puedes trabajar menos, disfruta de tu trabajo como si no necesitaras dinero. Cuando no se puede lo que se quiere hay que querer lo que se puede.
Exige menos, perdona más. Si no sabes perdonar, procura no equivocarte. El perdón no cambia el pasado pero da sentido al futuro.
Exígete menos, equivócate más. Céntrate en el esfuerzo, no en el resultado. Si no te equivocas de vez en cuando es que no estás aprovechando todas tus oportunidades y al final todos tus intentos son un éxito porque o triunfas o aprendes.
Preocúpate menos, relájate más. Las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas. Al final todo acaba bien y si no acaba bien es que todavía no es el final.

martes, 24 de abril de 2012

prueba superada

Madrid. Domingo, 22 de abril de 2012. Hoy es el día.
A las 7 de la mañana he quedado con mi hermano Edu y mi sobrino Alberto para desayunar en el buffet del hotel. Café con leche, tostada de pan de hogaza con tomate y aceite, dos zumos de naranja, un trozo de piña, 3 ciruelas pasas y un pastelito.
A las 8 salimos para coger el metro rumbo a la salida en la plaza Colón donde hemos quedado con Rubén. Es curioso, pero siento la misma sensación en el estómago que recuerdo que tenía cuando iba a un exámen. Nervios. Hay que buscar un sitio para hacer un pis. Foto de grupo para la posteridad antes de la salida.


Nos despedimos con un abrazo. Alberto y Rubén saldrán más adelante que Edu y yo porque tienen previsto hacer mejor tiempo.
Por megafonía dicen que salimos más de 20.000 personas, 12.000 y pico para la maratón y casi 8.000 para la carrera de 10 Km.
A las 9 suena el pistoletazo de salida. Casi cinco minutos después cruzamos la línea que marca el inicio de la maratón. Los primeros 6 kms sabemos que son cuesta arriba. Tranquilidad, que queda mucho por delante.
En el Km 4 comienzan a aparecer las molestias en mi gemelo derecho que tanto temo. Esperemos que se pasen.
Km 6,5, las molestias ya son dolor y parece que van a más. Mazazo moral. Le digo a mi hermano que si sigo así tendrá que continuar solo. Se le cambia la cara. Voy a hacer una prueba. Paro un momento. Estiro los gemelos y los sóleos. Me siento en el escalón de un portal, me quito la zapatilla derecha, saco la plantilla, cambio la posición de la misma y... ¡venga! ¡vamos a intentarlo!
Nos volvemos a subir a la carrera. Parece que las molestias van remitiendo poco a poco. Pastilla de glucosa.
Km 10. esto ya tiene mejor pinta. Avituallamiento. Bebida isotónica y seguimos. No hay que descuidar el aporte de glucosa ni la hidratación. Lo cierto es que hace un día extraordinario para correr. El recorrido es incómodo, con muchas subidas y bajadas, aunque ahora la tendencia es hacia abajo.
El km 17 queda a la altura de la calle Fuencarral, donde hemos quedado con nuestras chicas que allí están para darnos ánimos. Paramos un segundo para avituallarnos con un beso que nos da alas otra vez.
Pasamos la media maratón en algo más de 2 horas. No está nada mal. Glucosa e isotónica más o menos cada 4 ó 5 kms. Buenas sensaciones.
En el km 26, la carrera vuelve a empinarse hacia arriba. Pedimos a unos espectadores que nos hagan una foto. No tenemos mala cara. Aún podemos sonreír.


2 horas y 50 minutos, 28 kms. A partir de aquí ya es territorio desconocido. Nunca hemos corrido ni más tiempo ni más distancia.
Yo sigo con mis mantras, siempre positivos: Armonía, paz, calma, equilibrio, sosiego, tranquilidad, fuerza, poder, resistencia, coraje, ánimo...
Pasamos los 30 kms en algo más de 3 horas. Ya empezamos a creernos que podemos conseguirlo.
Es curioso observar la gente tan dispar que hay corriendo. Tipos para todos los gustos, formas de correr de lo más variopinto, distintas nacionalidades, hombres, mujeres, de todas las edades...
Los mensajes en las camisetas también son curiosos: "Hoy ago (sí, sin hache) 77 años", "correr por los que no pueden", "in memoriam de...", "las medallas se ganan en los entrenamientos, las carreras se disfrutan", "brigada paracaidista", "no al cierre de..."
Gente que corre disfrazada, o tirando de una silla de ruedas, ciegos, mancos, con cresta, marcando músculo... todo un mundo de colores en todos los sentidos.
Voluntarios de la organización, con patines, ofreciendo vaselina y reflex, voluntarios en los puestos de avituallamiento, personal de limpieza recogiendo las botellas y los vasos que los corredores vamos dejando en la cuneta...
Mucha gente animando a lo largo del recorrido, en unas zonas más que en otras y con pancartas con mensajes: "Vas a ser papá", "ánimo cuñao", "los chicos de la tapia", "´Fulanito, eres un tractor"...
Corredores que se van quedando por el camino, que siguen cojeando, que tienen que ser atendidos por los servicios sanitarios...
Escenarios con grupos de rock en directo cada 2 ó 3 kms. En el km 33, uno de los grupos va a comenzar una canción y anuncia: "somos Recover, de Logroño..." a lo que Edu y yo respondemos con un grito de ánimo haciendo notar que nosotros también y el grupo nos jalea y nos anima hasta que los perdemos de vista. ¡Subidón, subidón!
Lo que cuentan del famoso "muro" del km 35 es un mito. Yo no lo vi. Todo lo contrario, según iba viendo la pancarta que anunciaba cada km, me iba viniendo arriba. Km 36, km 37... en el 38 llamo a mi mujer. Seguro que piensa que si le llamo a esa hora es porque he abandonado, pero cuando descuelga le grito ¡Vamos por el 38! ¡esto ya está chupado!
Chupado sí, pero cansado también. Entre que desde el 34 es todo cuesta arriba, que llevamos ya 4 horas corriendo y que a la una del mediodía en Madrid ya hace calor, los últimos 4 kms se hacen largos de verdad. Pero se hacen ¡vaya si se hacen! 39, 40, 41... entramos en el parque del Retiro. Al fondo se ve la meta. Un último esfuerzo y entramos con los brazos en alto y cogidos de la mano. 
Abrazo.
He parado el reloj en 4 horas, 30 minutos y algún segundo.
Una niña de unos 4 añitos me ofrece una medalla. Me agacho para que me la cuelgue al cuello y para darle un besito. Entre el esfuerzo y "el peso" de la medalla, casi no me enderezo, jajaja.
La sensación de satisfacción es tremenda, fenomenal. 
Rubén ha hecho 3:50 y Alberto 3:55. Bravo por ellos.
Nuestras mujeres nos están esperando con besos y abrazos. Están contentas por nosotros y creo que también están orgullosas de que lo hayamos conseguido.
He cumplido mis tres objetivos: el primero, terminar una maratón; el segundo, intentar disfrutar el recorrido (o sufrir lo menos posible) y el tercero, el menos importante, hacerlo en 4 horas y media.
Viendo la foto de la llegada, apenas se nota el esfuerzo ¿verdad?


Madrid, domingo 22 de abril de 2012. Prueba superada.