lunes, 30 de julio de 2012

receta 40

Hoy toca receta y como siempre, la intentaremos hacer ligera. rápida y sin muchas complicaciones.
Se me ha ocurrido que podemos preparar 
PESCADO BLANCO CON CALABACÍN
Tomad nota:
En una fuente para microondas colocamos un lecho con calabacines cortados en rodajas muy finas.
Sobre los calabacines colocamos unos filetes de pescado blanco sin piel ni espinas (lenguado, halibut, merluza, bacalao... el que más os guste)
En un bol preparamos una emulsión con aceite de oliva y salsa de soja a partes iguales, pimienta y rectificamos de sal si es preciso. Con esta mezcla rociamos el contenido de la fuente e introducimos esta al microondas durante unos 3 minutos (el tiempo puede variar dependiendo de la potencia del microondas y de lo gruesos que sean los filetes, por lo que tendremos que comprobar que el pescado no queda crudo por dentro).
Y ya está. Así de fácil.
Por cierto, a ver si dejáis algún comentario sobre alguna de las recetas: Si las habéis probado, si os han gustado, si sugerís alguna variación... en fin, lo que sea será bienvenido, tanto por mi como por quien siga el blog. Si participamos un poco todos, el libro de recetas irá aumentando para beneficio también de todos.
Ánimo, campeones

viernes, 20 de julio de 2012

pensamiento profundo

Desde el punto de vista ecléctico, las facetas monofásicas del empirismo coetáneo indican que las pulsaciones telúricas de la psicosis inducen al mimetismo emocional de la inversión egocéntrica


sábado, 14 de julio de 2012

no pierdas más


Desde luego, hay gente que tiene muy mala leche. Es rara la persona que se ha puesto a dieta a la que, en cuanto ha perdido unos cuantos kilos, alguien no le dice: “pues hija, yo que tú no perdería más, que te vas a quedar muy fea” o “total, si luego vas a volver a engordar” o “ten cuidado no te pases y vayas a caer enferma” o cualquier lindeza por el estilo.

Lo curioso es que la mayor pare de las veces, quien dice estas cosas suele estar más gordo que quien las escucha. Yo creo que en el fondo tienen envidia de que la otra persona sea capaz de hacer lo que ella no se atreve ni a intentar y, de una manera o de otra, se defiende atacando, aunque en el fondo le pase como a la zorra de la fábula con las uvas que no podía conseguir “bah!, están verdes.

De todas formas, no todos los “saboteadores de dietas” tiene, necesariamente, malas intenciones. Es más, muchas veces no son conscientes de su comportamiento o lo hacen “con la mejor intención”. En este apartado podemos meter, por poner un ejemplo, a las abuelas y gente mayor en general, sobre todo a las que han pasado hambre de verdad en la época de la guerra y la posguerra y que siguen teniendo el concepto de que “la gordura es media hermosura” o que “no hay mejor espejo que la carne sobre hueso” o que un niño gordo es un niño sano”, ya que en “su época” los únicos gordos que había eren los ricos, que eran los que tenían para comer y, por tanto, de una o de otra manera, todavía tienen asimilado gordura a bienestar y prosperidad.

Pero, afortunadamente, nos ha tocado vivir otra época y en una sociedad del bienestar en la que la obesidad se ha convertido en un problema sanitario, ya que no deja de ser una enfermedad consecuencia de una malnutrición por exceso. Y si usted ha tomado la decisión de adelgazar, está en el camino correcto para librarse de un problema. Así que haga oídos sordos a quienes le digan que no pierda más y siga manteniendo esa actitud positiva que le ayudará a conseguir sus objetivos.

Además, la percepción que los demás tiene de usted también irá cambiando, como le voy a demostrar en esta anécdota:

Tuve en tratamiento hace años a una mujer de un pueblo cercano a la que le sobraban muchos kilos. Cuando llevaba perdidos entre veinte y veinticinco kilos, me dijo un día  que  iba a dejar la dieta porque ya estaba un poco cansada y que además en el pueblo no hacían más que decirle que no adelgazara más porque ya había perdido suficiente. Como soy de la opinión que una persona se pone a dieta voluntariamente y voluntariamente la deja, no puse objeción y después de darle unos consejos para que no tirara por tierra lo que había conseguido, nos despedimos. Al cabo de unos meses, volvió a aparecer por la consulta comentando que se encontraba con ánimo de volver a empezar el tratamiento y que además en el pueblo le estaban diciendo que estaba engordando. Hasta aquí, nada extraño. Lo que le resultó extraño a esta persona fue que al pesarla, pesaba dos kilos y pico menos que cuando había suspendido la dieta.

¿cómo es posible que le dijeran que estaba engordando si pesaba incluso menos que cuando le decían que estaba muy delgada? Pues simplemente por una cuestión de percepción, comparación y acostumbramiento. Me explico. Al principio comparaban a la mujer con la imagen que tenían de ella con veintitantos kilos más y, efectivamente, comparada con ella, estaba muy delgada. Luego se acostumbraron a verla a diario con el nuevo peso y la nueva figura y entonces veían a la mujer rellenita a la que le sobraban unos cuantos kilos y pensaron que era porque había engordado, aunque lo cierto era que había mantenido (e incluso disminuido) el peso.

O sea, como en el chiste:
-¿qué tal estás?
-¿comparado con quién?