miércoles, 6 de agosto de 2014

receta 50

Estamos en veranito, tiempo de ensaladas. 
Confieso que soy un fan de las ensaladas. En general son platos ligeros y apetecibles, muy socorridos porque se puede utilizar casi cualquier ingrediente y que muchas veces te solucionan una comida rápida como entrante o, si le añadimos alimentos proteicos (huevo, pescado, marisco, pollo...) un plato único y completo.
No pensemos que por el hecho de ser ensalada siempre es bajo en calorías. Depende lo que le echemos (queso de cabra, foie, pato...) y con qué la aliñemos (mahonesa, nata...), podemos conseguir una ensalada de alto poder calórico, así que, si estamos intentando cuidar la línea, ojo al plato para no cometer errores.
Hoy os voy a dejar una 
ENSALADA DE COL, ZANAHORIA Y MANZANA
que es una variante "ligera" de la típica ensalada americana.
Prepararla es tan sencillo como cortar en juliana un buen trozo de berza o col en cualquiera de sus variantes (la parte interna, la del cogollo, está más tierna), una o dos zanahorias peladas (se puede hacer la juliana haciendo tiras con el mismo pelaverduras) y una manzana ( a mi me gustan más las "duritas", que sean más crujientes, pero eso ya va en gustos). Si queremos, podemos añadirle también una juliana de cebolla.
Mezclamos los ingredientes en un bol con un poquito de sal y le añadimos una vinagreta echa con 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, un par de cucharadas de vinagre (de jerez o de manzana, a gustos) y una cucharada de mostaza (de Dijon o a la antigua) .
A masticar y a disfrutar.
(recordad que los alimentos que exigen más masticación, producen más sensación de saciedad)
Y si está fría, mejor