domingo, 23 de noviembre de 2014

receta 51

Últimamente tengo el blog un pelín desatendido, pero es que de vez en cuando, lo que me apetece cuando tengo un rato libre es descansar, que falta me hace.
Aprovechando que ayer estuve cocinando un rato para tener algún plato preparado los días que vamos mal de tiempo, os voy a dejar la receta de uno de  los que preparé, por si os apetece hacerlo a vosotros.
Sigo intentando hacer platos muy fáciles y sencillos, que no se pasen de calorías y que nos sirvan para comer bien y además para comer bien.
Allá va.
ALBÓNDIGAS DE PAVO CON CHAMPIÑONES.
Las albóndigas las compré ya preparadas, aunque si tenéis tiempo y ganas, las podéis preparar vosotros mismos.
En una cazuela, ponemos un par de cucharadas o tres de aceite de oliva y rehogamos una cebolla picada en trocitos pequeños. Cuando empiece a pochar la cebolla, añadimos unos champiñones laminados y mientras seguimos rehogando, echamos un chorretón de brandy (o de vino blanco, al gusto) y tres o cuatro cucharadas de tomate natural triturado. Ajustamos de sal. Un golpe de pimienta y espolvoreamos con ajo molido. Dejamos hervir un rato (si espesa mucho, podemos añadir un poquito de agua, no mucha para que no se quede la salsa desligada) y añadimos las albóndigas, que se vayan haciendo en esa misma salsa y perejil picado.
En unos minutos está listo para servir y degustar.
El resultado, el de la foto.
Rico, rico, sano, sano y fácil, fácil.
Salud.