domingo, 8 de noviembre de 2015

un par de kilos


“Si pierdo un par de kilos en una semana, me sentiré feliz”. Esta es una frase que he escuchado en cantidad de ocasiones en una primera consulta.
La frase encierra  un cierto grado de esperanza en el sentido de que comenzar una dieta y hacerlo bajando peso de manera ostensible, puede animar a la persona para seguir intentándolo, pero también encierra un peligro latente, que es el intentar comparar las siguientes semanas con la primera. 
Casi todo el mundo que haya comenzado una dieta alguna vez, sabe que habitualmente es en la primera semana en la que mayor pérdida de peso se observa. Fijaos que acabo de decir que se observa mayor pérdida de peso, no mayor adelgazamiento (es decir, pérdida de grasa) y eso sucede porque al comienzo de la dieta es cuando mayor movimiento de líquidos corporales hay y por eso, al eliminar más líquido, la báscula refleja mayor pérdida de peso. 
De hecho, si nos paramos a  pensar un momento, nos daremos cuenta que casi todas las “dietas milagro” son dietas que duran muy pocos días y que de una manera o de otra fuerzan la eliminación de líquido y, al menos aparentemente, consiguen un adelgazamiento rápido, pero en realidad no nos aportan nada bueno, ya que no nos enseñan buenos hábitos alimentarios y nos hacen perder peso por deshidratación. 
Volviendo a la frase de “si pierdo un par de kilos...”, he de decir que esto del adelgazamiento no es una carrera de velocidad en la que hay que perder kilos rápidamente,  sino más bien una carrera de fondo (o al menos de medio fondo) en la que influye más la resistencia y la perseverancia que la explosividad que requieren las pruebas cortas. No obtendrá mejor resultado quien más corra sino quien sepa dosificar su esfuerzo y sepa superar las dificultades y los altibajos (¿os acordáis de la fábula de la liebre y la tortuga?) 
Pero no podemos pasar por alto lo más dramático de la frase en cuestión: “...me sentiré feliz”. Desde mi humilde punto de vista, esta coletilla lleva consigo un tremendo error. No podemos basar nuestra felicidad en perder un par de kilos en una semana. Acaso nos ocasione una pequeña alegría que, como decía al comenzar el post, nos anime a perseverar en el intento, pero de ahí a decir que por eso nos sentiremos felices o, lo que sería lo mismo (o incluso peor), que el no conseguirlo nos haga sentirnos desgraciados, va un abismo. 
No hago más que insistir en que una actitud positiva es fundamental, igual que para casi todo en esta vida ( y digo “casi” por dejar el beneficio de la duda) para afrontar un tratamiento para adelgazar, pero crearse uno mismo unas expectativas desmedidas, aunque sean positivas, no nos lleva a ningún sitio o, en todo caso, a sentirnos frustrados si no lo conseguimos. 
Pongamos los pies en el suelo y marquémonos objetivos realistas y fáciles de conseguir, perseveremos en el intento, levantémonos si nos caemos e intentemos ser felices con todas esas pequeñas cosas que nos ofrece la vida, aunque no perdamos dos kilos en una semana. 
Hay cosas más importantes ¿no os parece?

jueves, 15 de octubre de 2015

receta 55

Si os gustan los sabores potentes, probad esta receta de

SARDINAS EN ESCABECHE DE CAVA AL AROMA DE CITRICOS.

Ingredientes:
-una docena de sardinas limpias, sin escamas, cabeza, tripa ni espinas (yo las compré ya limpias en un supermercado). Quitar también la aleta dorsal.
-200 ml de aceite de oliva virgen extra
-100 ml de vinagre de vino blanco
-200 ml de cava brut
- 2 o 3 dientes de ajo enteros, sin pelar.
- cebolla en juliana gruesa
- 1 hoja de laurel
- 1 cucharada de las de postre de pimienta en grano
-1 cucharadita de pimentón picante
- ralladura de la piel de medio limón y de media lima
- ¼ de pastilla de caldo de pescado


Colocar todos los ingredientes, menos las sardinas, en una cazuela y llevarlo a ebullición. Luego añadir las sardinas “cerradas”. Dejar cocer durante 10-12 minutos a fuego medio y sin tapar. Remover de vez en cuando. Retirar del fuego y dejar enfriar. Dejar reposar 24 horas en el frigorífico para que se impregnen bien los aromas.



martes, 25 de agosto de 2015

receta 54

Aquí os dejo una propuesta refrescante para este verano:

ENSALADA DE MELON CON MÁS

Necesitamos medio melón de piel de sapo que esté dulce pero firme, no muy maduro. Lo vaciamos en bolitas o en trozos.
Después añadimos a los trozos de melón unos dados de queso fresco para ensaladas (en salmuera), unos palitos de cangrejo en trocitos y pipas de calabaza peladas (crudas o fritas, como las encontréis).
Espolvoreamos con pimienta negra y albahaca (o hierbabuena) picadita.
Por último, aliñamos con el zumo de medio limón y aceite de oliva virgen extra y mezclamos todo
Servir muy frío.

Para chuparse los dedos…




viernes, 21 de agosto de 2015

ruido

Cada vez que encuentro a una persona hablando demasiado, siendo inoportuno, interrumpiendo la conversación de los demás, presumiendo de lo que tiene y mirando con prepotencia por encima del hombro a la gente, me acuerdo de aquella historia en la que iban un padre y su hijo por el campo y el padre preguntó:

 - Además del cantar de los pájaros ¿escuchas alguna cosa más?
El hijo agudizó el oído y unos segundos después contestó:
 - Estoy escuchando el ruido de una carreta
 - Eso es -dijo el padre- es una carreta vacía
 - ¿Y cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la hemos visto? –preguntó el hijo-
Entonces el padre respondió:
 - Muy fácil, cariño, por el ruido. Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace.

Moraleja: "Callando se aprende a oír. Oyendo se aprende a hablar. Hablando se aprende a callar"


domingo, 26 de julio de 2015

no seas burro

Cuentan de un hombre que iba sentado sobre un burro y sobre su cabeza llevaba un pesado fardo.
Un caminante le preguntó:
“¿Porqué vas sentado sobre el burro y llevas esa enorme carga sobre tu cabeza?”
El hombre le respondió:
“Yo quiero mucho a mi burro y nunca le haría llevar una carga así”.
En fin…
Hay personas que se cargan encima todos los problemas de la gente que les rodea. De esa manera, creen que todo está bien porque al llevar ellos  la carga están convencidos de que entonces no afecta al burro. El burro, en este caso, puede ser la familia, los amigos, los compañeros de trabajo, los empleados o cualquier persona de su entorno.

Moraleja: Ayuda a los demás a levantar su carga, pero no te sientas obligado a llevársela


lunes, 6 de julio de 2015

cambio

Ya no soy lo que era.
Cumplo años, pasan los días, las semanas, los meses…
Intento cuidarme lo mejor que puedo, pero el paso del tiempo es inexorable y me encuentro con más edad, más kilos, más arrugas, más limitaciones… pero también con más experiencia, más serenidad, más madurez, más sabiduría…
Por eso procuro, en vez de intentar seguir siendo lo que fui, no olvidar que, efectivamente, ya no soy lo que era, pero que gracias a que fui lo que era, ahora soy lo que soy y que gracias a lo que soy ahora, seré lo que sea mañana.
Porque la vida es una sucesión de momentos únicos e irrepetibles, un Ahora continuo.
Ya no soy lo que era. Ni ahora. Ni ahora tampoco…


sábado, 9 de mayo de 2015

receta 53

Hace calor. Y cuando hace calor, apetece una ensaladita. 
Y cuando apetece una ensaladita, podemos probar a innovar y no hacer siempre la misma.
Por eso, hoy os dejo una receta de
ENSALADA DE CHERRYS Y FRUTAS CON VINAGRETA DE CÍTRICOS
que se me ha ocurrido preparar para comer este mediodía y que es tan fácil de preparar como casi todas las ensaladas.
En un bol echamos tomates cherrys (bien lavaditos) cortados por la mitad, gajos de mandarina limpios y partidos por la mitad, melocotón en almíbar (los hay en almíbar ligero)  en trocitos, manzana (yo he utilizado pink lady, que me gusta mucho) en láminas, un poco de hinojo y unos cuantos canónigos.
Para la vinagreta, mezclamos en un vaso una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, otro tanto de zumo de naranja, unas gotas de zumo de lima, un poquito de mostaza, una pizca de miel, una cucharadita de mermelada (yo he usado una de pera y kiwi que ya tenía abierta), sal y albahaca picada. Lo batimos bien con un tenedor hasta que emulsione y aliñamos la ensalada con esta mezcla.
El resultado: una explosión de color, sabor y aromas muy refrescante y atractiva.
Probad a hacer vuestras propias variaciones (rúcula en vez de canónigos, cebolleta en lugar de hinojo, otras frutas o pasas o nueces o pipas de calabaza...) y me contáis.



domingo, 5 de abril de 2015

a veces

A veces, lo peor que nos pasa es lo mejor que nos puede pasar.
A veces, cuando ganas pierdes y cuando pierdes ganas.
A veces, si tachas un menos consigues un más.
A veces es mejor sonreír y no decir nada.
A veces el silencio es la mejor respuesta.
A veces no hay una respuesta ¡acéptalo y avanza!
A veces tener paz es mejor que tener razón.
A veces hay que saltarse las normas para solucionar algo.
A veces, lavándonos las manos nos ensuciamos la conciencia.
A veces, lo que necesitamos no es una mente brillante que nos hable, sino un corazón paciente que nos escuche.
Muchas veces, casi siempre, son las cosas normales las que nos hacen felices.
A veces olvidamos que mientras intentamos ser, ya somos.


domingo, 22 de marzo de 2015

¿quién te atiende en la consulta de nutrición?

A quien corresponda.

Para los legos en la materia, resultaría increíble la cantidad de requisitos necesarios para abrir y poner en funcionamiento un centro sanitario o una consulta, tanto a nivel de permisos, mobiliario, infraestructuras, inspecciones… y no me quejo. Es más, me parece muy bien, porque al fin y al cabo todos esos requisitos son una garantía de cara al paciente/consumidor de estos servicios.

Pero resulta que si buscas en internet “dietistas en Logroño” o “Nutricionistas en Logroño”, aparece un buen puñado de centros, algunos anunciados como tales incluso en listines telefónicos tipo “páginas amarillas”. De igual manera, en multitud de herboristerías, centros de estética e incluso farmacias, se anuncian sin rubor consultas de nutrición, lo que podemos comprobar tanto en anuncios en prensa, buzoneos o simplemente paseando por Logroño y fijándonos en los escaparates de estos establecimientos.

Lo que me llama la atención es que si acudes al Registro de centros, servicios y establecimientos sanitarios de la Comunidad Autónoma de La Rioja (http://apps.riojasalud.es/RecessRS/index.php ), no son tantos, ni mucho menos, los que aparecen acreditados como tales, ni como centros médicos ni como centros de nutrición.

Me pregunto si estos centros habrán dado de alta su consulta en Sanidad, bajo qué apartado estará contemplada y en calidad de qué declararán los ingresos que su consulta les genere. Bueno, me lo pregunto yo y quizá se lo debería preguntar también la Consejería de Salud y Servicios Sociales o los correspondientes Colegios sanitarios.

Y digo yo: Si tan sencillo es para cualquiera ver esa publicidad, que no se esconde precisamente…¿No sería igual de fácil para los inspectores encargados de vigilar el cumplimiento de las normas vigentes? ¿O las normas solo se aplican a los profesionales que intentamos tener en orden nuestras obligaciones? ¿O es que no se investigan esos centros si no hay una denuncia de por medio?

Si tiene que haber funcionando mil centros, que los haya, que la competencia es buena para todos, para los profesionales porque tenemos que “ponernos las pilas” y para los usuarios porque así tienen un abanico más amplio donde elegir. Pero entre todos, profesionales, usuarios y sobre todo Administraciones, tenemos que exigir que todos los centros cumplan los mismos requisitos legales para poder ofrecer esos servicios. Y si no es así, sanción al canto y si se tienen que cerrar, que se cierren.

Solo quiero jugar en igualdad de condiciones. Creo que no pido nada raro.
(Si crees que merece la pena, compártelo)


lunes, 9 de marzo de 2015

receta 52

Hoy nos toca meternos en la cocina para preparar una receta facilita y resultona:

RAPE EN SALSA

Necesitamos rape, que puede ser congelado, un par de cebolletas, unos ajos tiernos, caldo de pescado, vino blanco y perejil picado.
Si el rape lo usamos congelado, lo podemos descongelar dejándolo a remojo enleche, que luego desecharíamos. (Yo he usado unas carrilleras de rape que tenía congeladas desde navidad)
En una sartén antiadherente ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva y rehogamos las cebollas picaditas y los ajos tiernos cortados en trocitos. Cuando la cebolla esté transparente, damos vuelta y vuelta a los trozos de rape previamente salpimentados y pasados por un poquito de harina (lo de la harina lo podemos obviar), añadimos un chorrete de vino blanco y un poco de caldo de pescado (se puede usar de brick o disolviendo una pastilla de caldo de pescado en medio litro de agua). Espolvoreamos perejil picado y dejamos que todo dé un hervor hasta que el pescado esté hecho.
Lo podemos dejar hecho de víspera y calentar al día siguiente


martes, 3 de marzo de 2015

haz hueco

Es curioso, pero tenemos  el hábito de acumular objetos inútiles creyendo que un día, no sabemos cuándo, podremos necesitarlos.  Tenemos los trasteros llenos de  ropa, juguetes, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas que ya no usamos desde hace bastante tiempo.
Y del mismo modo, dentro de nosotros tenemos el hábito de guardar sentimientos y resentimientos, broncas, tristezas, miedos…
En realidad no es lo que guardamos, sino la actitud de guardar  lo que estanca nuestra vida, ya que cuando guardamos estamos considerando la posibilidad de falta y de carencia y con esa postura no seremos capaces de afrontar el futuro con confianza.

Limpiemos, por tanto,  los cajones, los armarios, nuestro cuarto, el garaje… y de igual modo, eliminemos lo que es inútil en nosotros y en nuestra vida para que la prosperidad y las cosas nuevas puedan llegar a ella, porque mientras estemos material o emocionalmente cargados de cosas viejas e inútiles, no encontraremos espacio para nuevas oportunidades.


domingo, 25 de enero de 2015

por uebos

Uebos, bonito palabro.
Según el DRAE, uebos significa: necesidad, cosa necesaria.
Según el diccionario etimológico, la palabra uebos (o huebos, con grafía normalizada) realmente existe y no es "huevos" escrito con una falta de ortografía, y ni siquiera es un plural.
Aunque no deja de ser un arcaísmo que apenas se utiliza, podríamos decir que cuando algo se hace por necesidad, se hace “por uebos” y que cuando la necesidad obliga, “manda uebos”.
Por otra parte, cuando se hace algo “por que sí, sin motivo aparente, a la fuerza” se hace “por huevos” (léase por cojones) y que cuando algo se considera negativo, llamativo o sorprendente, se utiliza el “manda huevos” para comentarlo.
Uebos se puede utilizar para evitar la malsonante alusión a los atributos masculinos, pero en la actualidad, habitualmente esa es la acepción correcta, por vulgar que suene decir tiene huevos, manda huevos, por huevos… aunque siempre la podemos cambiar por la más fina, aunque más cursi, por narices, tiene narices…
Así que, vosotros mismos…


jueves, 1 de enero de 2015

feliz año nuevo

Comparto con todos la letra de la canción "Resistiré" del Dúo Dinámico. Anoche, toda mi familia comenzamos el 2015 cantándola a voz en grito justo después de tomar las uvas ¿Qué mejores propósitos para el año que empieza? Todo un himno a la esperanza
(gracias, Marisol)


Cuando pierda todas las partidas,
cuando duerma con la soledad,
cuando se me cierren las salidas,
y la noche no me deje en paz. 


Cuando sienta miedo del silencio,
cuando cueste mantenerse en pie,
cuando se revelen los recuerdos,
y me pongan contra la pared.

Resistiré erguido frente a todo,
me volveré de hierro para endurecer la piel,
y aunque los vientos de la vida soplen fuerte,
soy como el junco que se dobla
pero siempre sigue en pie.
Resistiré para seguir viviendo,
soportare los golpes
y jamás me rendiré,
y aunque los sueños se me rompan en pedazos...
Resistiré, resistiré.

Cuando el mundo pierda toda magia,
cuando mi enemigo sea yo,
cuando me apuñale la nostalgia,
y no reconozca ni mi voz.

Cuando me amenace la locura,
cuando en mi moneda salga cruz,
cuando el diablo pase la factura,
o si alguna vez me faltas tú.

Resistiré erguido frente a todo,
me volveré de hierro para endurecer la piel,
y aunque los vientos de la vida soplen fuerte,
soy como el junco que se dobla
pero siempre sigue en pie.
Resistiré para seguir viviendo,
soportare los golpes
y jamás me rendiré,
y aunque los sueños se me rompan en pedazos...
Resistiré, resistirééé...